Rodolfo Martín O.. 23 abril
Rodolfo Guillermo Fernández estuvo acompañado durante el juicio por la defensora pública Joselyn Prado. Foto de Rodolfo Martín.
Rodolfo Guillermo Fernández estuvo acompañado durante el juicio por la defensora pública Joselyn Prado. Foto de Rodolfo Martín.

Un misceláneo fue condenado a descontar 20 años de prisión luego de aceptar que cometió seis delitos de violación en perjuicio de un niño entre el 2014 y el 2017.

La sentencia la dictó el lunes en la mañana el Tribunal de Juicio de Limón, cuando el imputado, Rodolfo Guillermo Fernández Chinchilla, 25 años, aceptó someterse a un proceso abreviado.

Los hechos delictivos fueron cometidos en las comunidades de Toro Amarillo de Matina y en Búfalo de Limón, cuando la víctima tenía tres años (en el 2014) y seis años (2017).

La lectura de la sentencia, la hizo el juez Roy Córdoba, que explicó que la pena de 20 años corresponde a un acuerdo al que llegaron el Ministerio Público, la defensa y el acusado.

La negociación del monto ocurrió al inicio del debate en el que se iba a juzgar a Fernández. En ese momento este último comunicó que estaba dispuesto a admitir los delitos para no enfrentar el juicio, que demoraría varios días.

El juez Córdoba dijo, al justificar la sentencia, que en este caso se contaba con suficientes elementos probatorios para tener al implicado como responsable de los hechos que le atribuyó el Ministerio Público.

Citó, entre otros aspectos, que en el expediente se tenía la declaración de la madre del niño, infomes de la Medicatura Forense sobre lesiones de la víctima y el relato de peritos judiciales que entrevistaron al menor.

Las violaciones se dieron cuando Fernández, que es primo de la madre del niño, aprovechó esa relación familiar para llegar a la casa de la víctima. En todos los casos se demostró que el individuo y el menor estaban solos en la vivienda.

El caso se descubrió cuando maestras de un centro educativo, a donde acudía el menor, detectaron un comportamiento extraño, y por ello dieron aviso al Patronato Nacional de la Infancia (Pani) y a la madre, que interpuso la denuncia ante el Ministerio Público.

Inicialmente, oficiales de la Fuerza Pública buscaron a Fernández en su casa, en Toro Amarillo de Matina, pero no lo localizaron. Fue la madre del implicado la que lo presentó ante las autoridades.

El Tribunal de Juicio de Limón, al concluir la lectura de la sentencia, extendió la prisión perventiva de Fernández durante un período de seis meses.