Aarón Sequeira. 9 abril
La Fuerza Pública está encargada de apoyar el cumplimiento de la restricción vehicular sanitaria y, a la vez, de las órdenes sanitarias de aislamiento dictadas por el Ministerio de Salud. Foto: José Cordero
La Fuerza Pública está encargada de apoyar el cumplimiento de la restricción vehicular sanitaria y, a la vez, de las órdenes sanitarias de aislamiento dictadas por el Ministerio de Salud. Foto: José Cordero

El Tribunal de Flagrancia del Segundo Circuito Judicial de San José le impuso arresto domiciliario a un hombre que fue detenido mientras jugaba fútbol en Calle Blancos, a pesar de que tenía una orden sanitaria de aislamiento en su casa hasta el 13 de abril.

La resolución fue tomada por la jueza penal Tatiana García, la tarde de este jueves, luego de conocerse su caso y abrírsele una causa penal bajo el expediente 20-249-1092-PE.

Por el momento, se desconocen las causas de la orden sanitaria de aislamiento que pesaba sobre el sujeto.

La oficina de prensa del Poder Judicial no pudo confirmar ni descartar si se trata de un caso de sospecha o de contagio por covid-19, o bien si se trata de una persona que debía cumplir cuarentena por haber ingresado en forma reciente al país.

La decisión del Tribunal de Flagrancia no solo implica cumplir el arresto domiciliario hasta el 30 de abril, sino también vigilancia policial aleatoria hasta esa fecha, para verificar el cumplimiento de la medida judicial ordenada por García.

La detención del mejenguero fue atendida por la Fuerza Pública, que de inmediato presentó al sujeto ante el Tribunal de Flagrancia.

El incumplimiento de órdenes sanitarias de aislamiento dictadas por el Ministerio de Salud puede ser sancionado, después de que se aprobó una reforma legal, con hasta ¢2,3 millones de multa, en caso de que la violación la cometa una persona contagiada.

Si el incumplimiento lo comete una persona sospechosa de tener el coronavirus, o bien si se trata de una persona con orden sanitaria por tener contacto cercano con un agente causal de la enfermedad, la multa sería de ¢1,35 millones.

Las personas que tengan una orden de aislamiento, por tener factores de riesgo, y que la incumplan, deberán pagar una multa de ¢450.200.