Eillyn Jiménez B.. 27 mayo
La sentencia contra el médico fue dictada en el Tribunal Penal de Desamparados. Foto: Albert Marín/ Archivo
La sentencia contra el médico fue dictada en el Tribunal Penal de Desamparados. Foto: Albert Marín/ Archivo

Un médico fue condenado a dos años de prisión, luego de que se determinara que incurrió en un homicidio culposo en modalidad de mala praxis.

Así lo determinó el Tribunal Penal de Desamparados, en San José, el pasado martes 21 de mayo.

Los jueces consideraron que las pruebas aportadas por la Fiscalía permitieron demostrar que el doctor Simón Solano Méndez no atendió los resultados de unos exámenes de laboratorio que se le practicaron a la víctima.

Los hechos por los que se sentenció al especialista ocurrieron el 13 de junio del 2009. Ese día, a las 12:20 p. m., una mujer de apellido Garita llegó a la clínica Marcial Fallas, en Desamparados, con vómitos, diarrea, fiebre y dolores musculares.

Una doctora la atendió y solicitó que le practicaran exámenes de laboratorio.

A las 5:52 p. m. Solano fue el encargado de revalorar a la paciente y, según el Ministerio Público, no atendió los resultados de las pruebas practicadas a la mujer y tampoco consideró la edad, antecedentes de enfermedad y estado de salud en el que se encontraba.

En esos exámenes consta que la víctima sufría un cuadro infeccioso y un desequilibrio hidroelectrolítico (incrementa o disminuye el nivel de sodio, calcio, potasio y/o cloro). Sin embargo, Solano dio el egreso a la paciente.

"La prueba que recolectó la Fiscalía probó que, el 15 de junio, a las 8:50 p. m., Garita, de 58 años, falleció producto de una colitis pseudomembranosa. Esto ocurre cuando hay una disminución de la flora bacteriana normal del intestino, lo que provoca que otros agentes microbiológicos se apropien del órgano y ocasionen diarreas, vómito y fiebre.

“La causa fue tramitada bajo el número de expediente 09-011949-042-PE”, informó el Ministerio Público.

Los jueces concedieron la ejecución condicional de la pena en favor del médico, quien no tenía antecedentes. Sin embargo, si en los próximos tres años Solano incurre en otro delito, deberá cumplir con la sentencia en un centro penal.

El médico también fue inhabilitado para ejercer su profesión por un año.