Judiciales

Mamá y padrastro irán a juicio por mortal golpiza a niña de 4 años en Alajuela

Fiscalía los acusó por el homicidio calificado ocurrido en enero del 2020. Menor sufrió ‘fuertes laceraciones en hígado y corazón’, señaló OIJ

El miércoles 15 de enero del 2020 un crimen enlutó la comunidad de Tuetal Sur de Alajuela. Ese día, una niña de 4 años fue asesinada a golpes por su mamá y su padrastro.

Por esos hechos, la mujer, de apellidos Mejías Vargas, y el hombre, apellidado Herrera Ayala, afrontarán un juicio en setiembre próximo, por ser sospechosos de un delito de homicidio calificado.

Según confirmó el Ministerio Público ante consulta de La Nación, el expediente fue enviado con la acusación al Juzgado Penal de la zona el 19 de mayo pasado, con lo cual se pide la elevación del caso a juicio.

El Poder Judicial, por su parte, indicó que acogieron la petición fiscal y que este martes 6 de julio el Tribunal Penal de Alajuela señaló el periodo en el que se realizará el debate: del 27 de setiembre al 8 de octubre de este año.

El caso se tramita bajo el expediente 20-000259-0057-PE y, a solicitud de la Fiscalía, la pareja permanece en prisión preventiva desde enero del 2020.

Vida llena de violencia

La menor vivía en esa casa junto con sus otros dos hermanos, su mamá y padrastro desde hacía ya año y medio.

La familia se mudó a ese inmueble para hacerle compañía al papá de Mejías, quien era el propietario de la vivienda.

Desde que llegaron a la comunidad, los vecinos percibieron la violencia que se vivía, pues desde la acera se escuchaban los gritos de Herrera Ayala hacia su pareja y los niños.

Además de los gritos, los vecinos sostuvieron que los golpes eran parte del diario vivir tanto de los tres niños (incluida la menor fallecida), como de la madre de ellos.

Por ejemplo, al mayor era común verlo deambulando por el vecindario, sin bañar, mal vestido y sin comer. En una ocasión incluso fue atropellado por un vehículo, porque no había quién lo cuidara cuando estaba fuera de su casa.

Una lugareña, que habló con La Nación en aquel momento y que pidió reservar su identidad, describió a Herrera como una persona “muy problemática y violenta” y, en cuanto a la relación con Mejías Vargas, la calificó como “enfermiza; rodeada de celos y de golpes”.

Pese a que los vecinos denunciaron la situación ante el Patronato Nacional de la Infancia (PANI), esta entidad no supo detectar el peligro que había.

“Ellos venían mes a mes, pero las visitas consistían en que un funcionario llegaba, les tocaba el portón. La mujer salía, llamaba a los chiquitos, el funcionario los veía, los veía bien, según él, le pedía que firmara un papel y se iban.

“Nunca se tomaron el tiempo de averiguar qué estaba pasando y ahora estamos pagando las consecuencias de eso”, señaló la lugareña que conversó con este medio hace casi 18 meses.

Esa falta de prevención desencadenó el homicidio de la menor, el 15 de enero del 2020.

Según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), la niña fue víctima del síndrome del niño agredido, lo cual le causó la muerte.

“La manera de muerte de la menor es homicida, se detectaron fuertes lesiones y laceraciones en hígado y corazón que provocaron una hemorragia interna y el fallecimiento.

“La realización de la autopsia permitió establecer y comprobar la existencia de múltiples golpes y lesiones en prácticamente todo el cuerpo, algunas recientes, otras antiguas y de distinta dimensión, pero de manera categórica y absoluta la manera de muerte es compatible con el síndrome de niño agredido”, señaló en aquel momento Wálter Espinoza Espinoza, director de la Policía Judicial.

Avance lento en causa contra PANI

Tras lo ocurrido, la entonces presidenta ejecutiva del Patronato, Patricia Vega, reconoció que, pese a que conocían del caso de la familia desde agosto del 2018, no lo abordaron de manera adecuada.

Mientras Vega renunciaba a su puesto por la inacción cometida, el Ministerio Público confirmaba que abría una causa para indagar qué ocurrió y sentar eventuales responsabilidades contra funcionarios; sin embargo, casi año y medio después, el expediente camina lento.

En aquel momento, indicó: “A partir de las pruebas recabadas se establecerá quién o quiénes serían las personas imputadas”.

No obstante, ante una consulta de este medio, la Fiscalía Adjunta de Probidad, Transparencia y Anticorrupción, sede Alajuela, informó: “El caso se encuentra en investigación por el presunto delito de incumplimiento de deberes. De momento la causa se tramita contra ignorado”.

Las pesquisas se tramitan bajo el expediente 20-001121-0305-PE y, por estar en una etapa privada del proceso, no se puede detallar en cuáles indagaciones se han hecho para esclarecer lo ocurrido.

Katherine Chaves R.

Katherine Chaves R.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.