Carlos Arguedas C.. 21 junio
El oficial de la Sección de Cárceles fue detenido en su casa en San Isidro de San Ramón. Cortesía del OIJ
El oficial de la Sección de Cárceles fue detenido en su casa en San Isidro de San Ramón. Cortesía del OIJ

El Juzgado Penal de San Ramón ordenó trasladar de sitio de trabajo a un oficial de la Sección de Cárceles del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), sospechoso de alertar a una organización narcotraficante sobre la realización de operativos policiales.

La medida se adoptó durante una audiencia que se realizó la noche del jueves en los Tribunales de San Ramón.

En este caso el imputado, de apellidos Rodríguez Rodríguez, de 27 años, deberá ser reubicado en un nuevo puesto laboral y, además, no podrá acercarse ni tener contacto con personal de investigación o administrativo de las oficinas del OIJ de San Ramón, ni de Grecia.

Estas disposiciones tienen una vigencia de seis meses.

De esta manera, el juezgado acogió la medidas cautelares solicitadas por la Fiscalía Adjunta de San Ramón, mientras avanza la investigación de este caso, el cual se tramita en el expediente 19-000333-068-PE.

A Rodríguez se le abrió un proceso judicial por presuntamente infringir el artículo 62, según lo que establece la Reforma Integral a la Ley sobre estupefacientes N°. 8204.

Dicha norma impone una “pena de prisión de tres a diez años e inhabilitación para el ejercicio de las funciones públicas durante el mismo período, al servidor o funcionario público que procure, por cualquier medio, la impunidad o evasión de las personas sujetas a investigación”, en delitos relacionados al narcotráfico.

Rodríguez labora en el Poder Judicial desde el 2012. Comenzó como funcionario interino y desde hace cuatro años tiene una plaza en propiedad en la Sección de Cárceles, personal que se encarga de la custodia de las personas detenidas.

Al agente se le atribuye, presuntamente, haber facilitado información confidencial a un grupo dedicado al tráfico local de drogas, el cual fue desarticulado la mañana de este jueves en San Ramón.

Juan Pablo Calvo, jefe de la delegación del OIJ de San Ramón, que tuvo a cargo la pesquisa, hizo pública su preocupación por este tipo de situaciones, pues en su criterio se está exponiendo hasta la vida de los investigadores.

"Es preocupante la situación, por un lado la impunidad que se pueda generar, más aún lo que nos inquieta es que compañeros se vean expuestos a un grupo criminal que los está esperando, pues los están alertando de que el OIJ va a allanarles”, declaró Calvo.