Eillyn Jiménez B.. 7 agosto, 2020
Marcel Hernández acudió este viernes a una audiencia ante el Juzgado Penal de Cartago para determinar si irá a juicio por violación. Foto: Keyna Calderón, corresponsal GN
Marcel Hernández acudió este viernes a una audiencia ante el Juzgado Penal de Cartago para determinar si irá a juicio por violación. Foto: Keyna Calderón, corresponsal GN

El Juzgado Penal de Cartago comunicará por escrito la próxima semana si el delantero del Cartaginés, Marcel Hernández Campanioni, deberá afrontar un juicio por cuatro acusaciones de violación.

Por medio de la oficina de prensa del Poder Judicial, el despacho comunicó que este viernes se llevó a cabo la audiencia, pero que el juez “va a resolver y analizar la prueba” antes de tomar una decisión.

En tanto, la Unidad de Género de la Fiscalía Adjunta de Cartago informó de que “el Juzgado Penal de la zona indicó que resolverá por escrito, por lo que esta instancia tiene 48 horas para hacerlo, plazo que establece la ley”.

Hernández, de 31 años en la actualidad, fue acusado por la Fiscalía de cuatro delitos de violación en perjuicio de una menor de edad.

Según la acusación, presentada en noviembre del 2019, el futbolista habría cometido los delitos en agosto del 2018, cuando la víctima tenía 16 años.

No obstante, no fue hasta el 3 de octubre de ese mismo año que la ofendida lo denunció. Por ello, las autoridades hicieron un allanamiento en la casa del jugador, en barrio Asís de Cartago.

Ese día, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) logró recabar evidencia para incluir al expediente 18-002837-0345-PE.

Luego de conocer que la Fiscalía pidió elevar su caso a juicio, el jugador aseguró a La Nación que confiaba salir bien librado de la situación.

“Soy inocente y creo que los jueces costarricenses me harán justicia”, afirmó en aquella ocasión.

Actualmente Hernández tiene impedimento de salida del país, debe firmar una vez al mes, mantener un domicilio fijo y prohibición de acercarse a la víctima o testigos del caso.

El año pasado, cuando se ratificaron las medidas cautelares, el abogado del atacante, Raymundo Pérez Castillo, sostuvo que su defendido no es responsable de violación y que todo apunta “a una relación romántica o voluntaria, aunque impropia”.