Eillyn Jiménez B.. 6 junio
La Policía allanó dos inmuebles para detener al sospechoso y buscar evidencias para la investigación del caso. Foto: OIJ para LN
La Policía allanó dos inmuebles para detener al sospechoso y buscar evidencias para la investigación del caso. Foto: OIJ para LN

Un joven de apellidos Bejarano Delgado fue detenido como sospechoso de balear en el brazo a un menor de 16 años, que lo vio disparando al aire el pasado 30 de marzo en Bajo de La Puñalada, en Sagrada Familia de Hatillo, San José.

Así lo dio a conocer la Fiscalía este jueves por la mañana, luego de que el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) allanara dos viviendas en esa comunidad para realizar la captura y recolectar evidencias para la investigación del caso.

De acuerdo con la pesquisa, el día de los hechos la víctima se dirigía a su casa, vio a cuatro hombres en vía pública y luego escuchó varios disparos.

“En apariencia, el sospechoso estaba realizando detonaciones al aire y, presuntamente, se percató de que estaba siendo observado por el ofendido, por lo que disparó en contra de él, impactándolo en dos ocasiones en su brazo izquierdo”, precisó el Ministerio Público en un comunicado de prensa.

La Policía Judicial, por su parte, detalló que las diligencias les permitieron recolectar municiones de escopeta y otras evidencias que serán incorporadas al expediente 19-10862-042-PE, donde se investiga a Bejarano, de 22 años, por el delito de tentativa de homicidio.

Este joven carece de oficio conocido y tiene antecedentes por resistencia agravada.

Después de su aprehensión, quedó a las órdenes de la Fiscalía para la indagatoria correspondiente y se prevé que ante el Juzgado Penal de Hatillo se soliciten medidas cautelares que permitan mantenerlo vinculado al proceso.

“Se realizaron dos allanamientos como parte de una investigación por tentativa de homicidio. Teníamos dos nortes, el primero localizar y detener a Bejarano y el segundo localizar indicios para el proceso”, mencionó Paul Hernández, de la Sección de Delitos contra la Integridad Física, Trata y Tráfico de Personas del OIJ.

El Código Penal sanciona con una pena de 20 a 35 años de cárcel a quien intente matar “con alevosía o ensañamiento” a otra persona.