Eillyn Jiménez B.. 14 diciembre, 2018
Cristian Luna, Danny Morera, Gustavo Alvarado y Armando González, de la sección de Homicidios fueron galardonados por la investigación Descuartizados. Foto: Melissa Fernández

La investigación que permitió la vinculación de cinco personas con el homicidio y la descuartización de tres hombres en marzo del 2017 fue galardonada como la mejor del año.

Así lo anunció este viernes por la tarde el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), que rememoró que los cadáveres de José Julián Ferreto Tencio, conocido como Ferreto; Joseph Montero Solórzano, conocido como La 15, y un menor de edad, conocido como Taquerito, fueron ubicados el 21 de marzo del 2017 en un precipicio de 80 metros, muy cerca del túnel Zurquí, en la ruta 32 (San José- Limón).

Todos los restos se ubicaron en una pendiente en cuatro bolsas plásticas color negro y dentro de cada una de estas había varias partes de cuerpos humanos, previamente desmembrados y que no coincidían.

Por ejemplo, había dos cabezas en una bolsa y tres piernas en otra, por lo que fue en Medicatura Forense que se precisó que se trataba de tres cuerpos.

De acuerdo con la explicación brindada en el acto de premiación, el crimen se ejecutó el 14 de marzo de ese año en el Alto de Guadalupe, en Goicoechea, San José. Sin embargo, pasaron siete días para que se recibiera un reporte confidencial acerca de la ubicación de los cadáveres.

(Video) Cristian Luna se refiere al premio para la sección de Homicidios

Las diligencias para ubicar los restos humanos fueron dirigidas por la sección de Homicidios de la Policía Judicial, en compañía de agentes de Inspecciones Oculares y la Unidad Canina.

El 6 de diciembre del 2017, luego de varios meses de pesquisas, tres hombres de apellidos Valerio, de 24 años; Hernández (25) y Arias (28), fueron detenidos como sospechosos del violento asesinato, aparentemente por una deuda relacionada con drogas.

Una mujer de 20 años había sido detenida el 16 de noviembre de ese año por este mismo caso. En ese momento, la Policía Judicial informó de que las investigaciones apuntaban a que la joven, identificada con el apellido Gutiérrez, tuvo participación activa en el crimen.

Luego de la captura de la muchacha, las autoridades dijeron que en el asesinato participaron al menos cuatro personas más, una de ellas fue Yeltsin Joel Chacón Sánchez, de 26 años, quien era el compañero sentimental de Gutiérrez.

Este hombre murió el 31 de agosto de este año, luego de recibir al menos ocho disparos cuando se encontraba dentro de su vehículo en Vista de Mar de Rancho Redondo, Goicoechea.

Oficiales desarticularon banda por trata y tráfico de personas

(Video) Más de 10 oficiales de Migración detenidos en operativo del OIJ

El segundo caso galardonado fue la desarticulación de una banda internacional dedicada a la trata y tráfico de personas, especialmente asiáticos.

La investigación se denominó Operación Internacional Cielo y Tierra, ya que en esta participaron tanto cuerpos policiales de Costa Rica como la Policía Nacional de Panamá.

En suelo costarricense se logró detener a 31 personas el 4 de setiembre anterior. De ellas, 11 eran oficiales de la Policía de Migración destacados en el aeropuerto internacional Juan Santamaría y uno trabajaba en la Fuerza Pública.

Asimismo, entre los detenidos figuraron tres orientales que dirigían la organización desde un conocido restaurante y karaoke en Sabana Norte, San José. Según la Fiscalía ellos responden a los apellidos Cen, Azofeifa Arce y Bon Bin.

La investigación realizada por la Unidad de Recolección de Información de la Oficina de Planes y Operaciones (OPO) determinó que la agrupación criminal cobraba entre $22.000 y $45.000 por cada ciudadano asiático que traía ilegalmente al país.

(Video) Operación Cielo y Tierra, segunda mejor investigación del OIJ

El grupo fue desintegrado luego de 41 allanamientos en Costa Rica y 20 en Panamá.

Las autoridades explicaron que el grupo traía a los orientales vía aérea a países como Perú, Ecuador o Colombia y desde ahí se conectaban hasta Costa Rica.

Algunos de los extranjeros se quedaban en nuestro territorio y otros eran enviados a Canadá o Estados Unidos.

En el país se ubicaban en abastecedores y otros comercios administrados por orientales, quienes “compraban” a estas personas. Hasta el momento, hay 110 víctimas identificadas, incluidos tres menores de edad.

Durante las diligencias judiciales de setiembre anterior se rescataron siete personas.

Además, se estableció que la banda contaba con apoyo de una empresa de asesoría jurídica que les ayudaba con los trámites legales.

Narcos peligrosos y violentos
Las detenciones fueron hechas el 23 de enero de este 2018. Foto: Alonso Tenorio/Archivo

El tercer reconocimiento otorgado este viernes en el auditorio Miguel Blanco Quirós fue para la sección Especializada de Crimen Organizado, por la investigación que permitió desestructurar a una banda narco que actuaba con violencia y amenazas en Hatillo y Alajuelita.

El 23 de enero de este año se hicieron 40 allanamientos en las ciudadelas Veinticinco de Julio y Quince de Setiembre, en Hatillo; así como en algunas casas de habitación ubicadas en Guadalupe, Tres Ríos, Orotina de Alajuela, Heredia, Limón, Escazú, Santa Ana, San Sebastián y Cartago.

La diligencia permitió el decomiso de al menos ¢11 millones en dos viviendas, los cuales fueron obtenidos por la venta de droga de dos días, detalló la Policía Judicial en aquel momento.

El líder de la organización es un hombre que fue identificado por las autoridades como Édgar Marcia Cruz, conocido como Tío, de 38 años, por lo que el caso de denominó con el mismo alias del sujeto.

La banda desarticulada distribuía crack, cocaína, marihuana y ketamina, tanto en puntos fijos como de manera express.

Asimismo, se logró determinar que la organización tenía una flota de taxis informales que operaba en Hatillo y Alajuelita y que, además, otorgaba créditos con tazas de interés altas que derivaban en extorsiones, amenazas o lesiones a quienes no podían pagar.

En las diligencias judiciales se detuvo a 29 personas, de las cuales 24 descuentan en la actualidad prisión preventiva.

Aparentemente, los integrantes del grupo utilizaban la violencia y las amenazas para intimidar a los lugareños, por lo cual se les catalogó como “altamente peligrosos”.

En los allanamientos se decomisaron pistolas calibre nueve milímetros, fusiles de asalto AK-47 y revólveres.

(Video) Caso Tío, tercera mejor investigación del OIJ