Vanessa Loaiza N.. 9 octubre

La cadena de restaurantes Hooters Costa Rica anunció que desde ahora el cobro con tarjetas de crédito y débito se hará frente al cliente, para evitar nuevos fraudes con este mecanismo de pago.

La franquicia responde así a lo ocurrido este martes, cuando el Organismo de Investigación Judicial detuvo a una empleada del restaurante ubicado en Alajuela, pues se le vincula con presuntas estafas con tarjetas.

En apariencia, cuando la mujer, de apellidos Monge Vargas, recibía la tarjeta de los clientes para cancelar, aprovechaba para tomarle una foto con el celular y así obtenía la información. Luego, junto con otros cómplices, la usaban para hacer compras por Internet.

La joven, de 21 años y sin antecedentes policiales, fue aprehendida en su casa en la urbanización Las Azucenas, en Canoas de Alajuela.

La implicada tiene 21 años y desde el 2017 laboraba en el establecimiento comercial. Foto cortesía de OIJ.
La implicada tiene 21 años y desde el 2017 laboraba en el establecimiento comercial. Foto cortesía de OIJ.

"Hooters desea manifestar a sus clientes y a la opinión pública, que no acepta este tipo de hechos y que ya hemos tomado las medidas pertinentes para que estas situaciones no se repitan en nuestros restaurantes.

"Las tarjetas de crédito de nuestros clientes serán tramitadas directamente frente a ellos, como una medida de seguridad y respeto.

“Nuestros clientes pueden estar seguros de que en Hooters estamos orientados a servirles y ofrecerles la mejor calidad”, dice el comunicado colgado en la página de Facebook de la empresa en Costa Rica.

En este caso, las autoridades judiciales tienen conocimiento de cuatro clientes perjudicados, por un monto total de ¢1,7 millones. Empero, presumen que podría haber otras personas afectadas, por lo que hicieron un llamado para que se presenten a la oficina del OIJ para formalizar las denuncias.

Además de Monge, este martes los oficiales capturaron en vía pública en el Pacito de la ciudadela el INVU, también en Alajuela, a un joven de apellido Guerrero Gutiérrez, de 18 años.

A este individuo, que tampoco tiene antecedentes, se le atribuye realizar, al menos, una transacción con una de las tarjetas.

Al cierre de esta información, no se conocía si los dos sospechosos habían completado la declaración indagatoria y si se les habían dictado medidas cautelares.