Eillyn Jiménez B.. 12 abril
Durante la lectura del por tanto de los jueces Daniel Quesada, José Pablo Camareno (al centro) y Virginia Valverde, en la sala número 14 de los Tribunales de San José centro, hubo un gran despliegue de seguridad. Foto: Mayela López
Durante la lectura del por tanto de los jueces Daniel Quesada, José Pablo Camareno (al centro) y Virginia Valverde, en la sala número 14 de los Tribunales de San José centro, hubo un gran despliegue de seguridad. Foto: Mayela López

El Tribunal Penal de Sarapiquí impuso una alta pena de prisión a Camilo Ernesto Arocha Agudelo, a quien achacó la muerte de un policía durante un enfrentamiento registrado el 10 de junio del 2017 en la comunidad de Puerto Viejo.

La decisión de condenar al hombre, de nacionalidad colombiana, la dieron a conocer los jueces Daniel Quesada Monge, José Pablo Camareno Solano (quien presidió) y Virginia Valverde Delgado este viernes por la tarde.

Para ellos, Arocha es responsable del delito de homicidio calificado en perjuicio del oficial de la Fuerza Pública Federico Borbón Huertas, así como de los delitos de posesión, transporte y almacenamiento de drogas, robo agravado y privación de libertad, motivo por el cual le impusieron 57 años de cárcel.

Sin embargo, el sujeto solo descontará 50, ya que ese es la pena máxima que permite la ley costarricense.

Además, Jonathan Vargas Aymerich y Juan Carlos Salas Oviedo deberán descontar 22 años de prisión, ya que para los jueces ellos también incurrieron en la posesión, el transporte y el almacenamiento de drogas, un robo agravado y una privación de libertad.

Un cuarto hombre, de apellidos Herrera Siles, fue absuelto por falta de pruebas para vincularlo con los hechos.

"Con la prueba con la que se pudo contar y el análisis de los elementos documentales se comprueba la participación de Arocha, Vargas y Salas en los hechos por los que se les acusó. Ellos tenían una distribución de funciones con la finalidad de realizar los actos”, justificó Camareno.

Durante la etapa de conclusiones, la Fiscalía pidió 56 años de cárcel para el colombiano y 26 para los otros sujetos, por lo cual las penas fueron cercanas a la solicitud.

Para el ente acusador del Estado, “el día de los hechos, los imputados sustrajeron un camión que transportaba palmito y piña, mediante el método del bajonazo y, al parecer, utilizaron armas de fuego para amedrentar al conductor del vehículo, quien pudo comunicarse con la persona que lo había contratado para el transporte y dio aviso al 9-1-1”.

Esa alerta motivó a los oficiales de Fuerza Pública a desplegar un operativo para dar con el camión, el cual fue ubicado gracias a un sistema de localización GPS.

Crimen y hallazgo de drogas

De acuerdo con el Ministerio Público, ante la presencia de las autoridades "Arocha habría intentado huir y, aparentemente, cuando Borbón lo perseguía (el primero) le disparó en la cabeza, ocasionándole la muerte en el sitio”.

La jueza Valverde detalló, en la argumentación de la pena máxima impuesta al extranjero por el delito de homicidio calificado, que por unanimidad, descartaron que este disparara contra el oficial como medida de defensa, ya que lo impactó en cinco ocasiones, una de ellas en la cabeza, tal y como lo había expuesto la representación fiscal.

Horas después del crimen, ese 10 de junio del 2017, agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) detuvieron a Arocha.

Asimismo, al revisar el camión, las autoridades ubicaron 722 kilos de cocaína ocultos entre los alimentos.

Años atrás, el cafetero fue buscado por la Policía Internacional (Interpol) por delitos que se le atribuían en su país natal.

Información actualizada a las 8:52 p. m. con más datos del juicio.