Katherine Chaves R..   18 febrero
Un papá y dos hijos intentaron asaltar a clienta bancaria. OIJ presume que ellos hicieron inteligencia previa de su víctima. Foto: Alonso Tenorio

El guarda bancario que mató a balazos a tres asaltantes en Coronado actuó en legítima defensa y, por ello, fue absuelto de toda pena y responsabilidad.

La decisión la tomó el Juzgado Penal de Goicoechea el 14 de enero anterior, luego de que la Fiscalía solicitara en esa audiencia un sobreseimiento a favor del oficial, apellidado Garbanzo.

En la diligencia se analizaba el caso ocurrido el 3 de enero del 2019 cuando los malhechores, quienes eran papá e hijos, intentaron asaltar a una clienta bancaria en las afueras del BAC San José del centro comercial Paseo Nuevo, en Vázquez de Coronado.

La mujer iba a depositar ¢30 millones producto de las ganancias obtenidas en un comercio de la zona.

Dos de los ladrones murieron en el sitio, abatidos por los disparos que realizó el guarda de la sucursal bancaria y un tercero fue remitido a un centro médico, donde falleció minutos después.

La Policía Judicial los identificó como Carlos Roberto Quesada Ramírez, de 46 años; Daniel Josué Quesada Fuentes, de 21, y Jessie Roberto Quesada Fuentes, de 29; este último con antecedentes por portación ilegal de arma de fuego permitida.

Ver más!

Inmediatamente después, la Fiscalía indicó que investigaría el hecho bajo el expediente 19-000265-042-PE.

Sin embargo, tras las pruebas recabadas durante la pesquisa, el Ministerio Público determinó que la actuación de Garbanzo “fue en legítima defensa, por lo que no puede ser acusado por estos hechos”.

Por ello, enviaron el expediente al Juzgado Penal de Goicoechea para que se señalara una audiencia, la cual tuvo lugar el 14 de enero pasado.

“El requerimiento fiscal fue acogido y se encuentra en firme”, confirmó la Fiscalía por medio de un correo electrónico.

Según lo establece el artículo 28 del Código Penal: “No comete delito el que obra en defensa de la persona siempre que exista una agresión ilegítima y una necesidad razonable de la defensa empleada para repeler o impedir la agresión”.

Ver más!

Rápida acción frustró asalto

Marco Carrión, quien fungía como jefe de Investigaciones Criminales de la Policía Judicial en ese momento, indicó que por la forma en cómo se dio el delito queda claro que los maleantes obtuvieron información del negocio, lo que les permitió establecer la rutina de sus víctimas.

“Había labor de inteligencia porque los delincuentes abordan a la víctima cuando esta llevaba el dinero; es decir, cuando iba a ingresar al banco. No fue un acto de casualidad, estaba enfocado en hacer el despojo de forma rápida.

“El momento de llegada de los sujetos y de las víctimas sí deja ver que tenían información precisa o que les hicieron seguimiento. Estamos tratando de establecer cómo obtuvieron ellos los datos, porque, bueno, hay muchas formas de saber información sensible de un negocio.

"A veces, no siempre la información sale de forma dolosa: se puede dar por la misma rutina y porque los ticos usualmente contamos detalles en sitios no convenientes”, explicó Carrión en enero del 2019.

Dicho acceso a la información permitió, entonces, que los sospechosos supieran cuándo debían dar el golpe: ese 3 de enero.

Ese día, los maleantes llegaron en motocicleta y con chalecos antibalas hasta ese sitio. Uno de ellos portaba un uniforme con el logo de Correos de Costa Rica.

Sin embargo, no contaron la rápida acción del oficial Garbanzo. Aparentemente, él notó una actitud sospechosa de los sujetos en las afueras de la entidad y luego sobrevino el enfrentamiento a balazos.

Los cuerpos del joven de 21 años y de su padre quedaron tendidos en el parqueo del centro comercial y, efectivamente este último (Quesada Ramírez) simulaba ser trabajador de Correos de Costa Rica.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) indicó en aquel momento: "El oficial de seguridad de la entidad bancaria observa los hechos y brinda auxilio a la víctima, esto genera un enfrentamiento con los asaltantes. Tras el intercambio de disparos dos asaltantes fallecen en el sitio y uno en el hospital, mientras que el guarda resultó herido en la clavícula.

“También fue herido el acompañante de la señora”, agregó la Policía Judicial.

Tanto el oficial como el acompañante fueron trasladados inicialmente a la Clínica de Coronado y después al Hospital Calderón Guardia. Ambos se encuentran bien de salud.