Carlos Arguedas C.. 20 febrero

El Ministerio Público pidió condenar a la jefa de seguridad del Banco de Costa Rica (BCR), Monserrat Alfaro Valenciano, a 22 años de prisión.

La Fiscalía considera que la funcionaria es responsable de cometer dos delitos de tráfico de influencias (generar un beneficio económico para un particular) y dos de cohecho propio, conducta en la que incurre quien acepte dádivas o promesa de dádivas por hacer un acto contrario a sus deberes.

Natalia Sarkis, fiscala a cargo del caso, hizo la petición este lunes, durante el juicio que se realiza en los Tribunales de Goicoechea.

La representante del ente acusador también solicitó la inhabilitación de Alfaro para ejercer cargos públicos por un periodo de 25 años.

En este mismo juicio, Sarkis pidió una pena de 21 años de prisión para el empresario Miguel Gerardo Muñoz Nanne, de 64 años, por los delitos de falsedad ideológica (incluir información falsa en documentos públicos), tráfico de influencias (influir en un funcionario para obtener un beneficio económico) y administración fraudulenta (alterar cuentas bajo su administración).

Los hechos que motivaron la investigación sucedieron entre el 2012 y 2013, cuando supuestamente Alfaro se habría aprovechado de su puesto para ayudar a Muñoz a apoderarse de los dineros de la Corporación Muñoz & Nanne.

Actualmente, el empresario está en prisión, pues el 16 de enero del 2015 se le impuso una condena de dos años como autor del delito de explotación de adulto mayor en perjuicio de su padre; y, además, enfrenta otra causa como sospechoso del delito de estafa, por el cual se le impuso prisión preventiva.

Los jueces encargados del debate son Sergio Quesada, Diego Espinoza y José Maria Arguedas. Foto: Carlos Arguedas
Los jueces encargados del debate son Sergio Quesada, Diego Espinoza y José Maria Arguedas. Foto: Carlos Arguedas
Antecedente

En la acusación, llevada por los fiscales Natalia Sarkis y Heyser Córdoba, se detalló que durante el 2012, Alfaro, “actuando contra el deber de probidad en la función pública y prevaleciéndose de su puesto como funcionaria de la Oficina de Investigaciones Jurídicas del Banco de Costa Rica, procedió a consultar al acusado Muñoz Nanne en el Sistema Centralizado de Investigaciones Jurídicas del Banco de Costa Rica, denominado SICI, para investigar si había alguna gestión administrativa presentada por sus hermanos en su contra".

Para la Fiscalía, esa acción permitió "darle una ventaja indebida a dicho imputado, la cual pudiese utilizar para el aprovechamiento del patrimonio ilícitamente obtenido".

Asimismo, el Ministerio Público señaló que Alfaro supuestamente acrecentó de forma ilegítima su patrimonio con "dádivas", que habría recibido de Muñoz Nanne por $38.321.

Para ello, Alfaro abrió una cuenta de ahorro en dólares en el Banco Nacional de Costa Rica (BNCR).

La Fiscalía argumentó que el mismo día de la apertura de esa cuenta, ella recibió la suma de $18.106 "correspondientes a las dádivas otorgadas por el acusado Muñoz Nanne, a cambio de los actos contrarios a sus deberes (...), que consistieron en influir sobre otros funcionarios bancarios para obtener información de las gestiones realizadas por los hermanos del acusado" ante el mismo Banco, con respecto a los dineros familiares.

Durante el debate, Alfaro aceptó responder preguntas de su abogado y de los jueces y rechazó haber realizado trámites que favorecieran a Muñoz.

El juicio continuará este miércoles cuando empiecen las conclusiones de la defensa. Todavía se desconoce la fecha para el dictado de la sentencia.