Fernando Gutiérrez, Corresponsal GN. 31 mayo

La Fiscalía Penal Juvenil de Cartago solicitará el próximo lunes la detención provisional del alumno de 14 años del colegio San Luis Gonzaga, que había amenazado con realizar un tiroteo en ese centro de estudios.

El adolescente que cursa el octavo año no ha retornado a clases en el Colegio San Luis Gonzaga de Cartago. Foto: Rafael Pacheco
El adolescente que cursa el octavo año no ha retornado a clases en el Colegio San Luis Gonzaga de Cartago. Foto: Rafael Pacheco

La diligencia judicial se efectuará en el Juzgado Penal Juvenil a la 1:30 p. m., según confirmó la oficina de prensa del Ministerio Público.

En primera instancia, dicho juzgado había rechazado las medidas cautelares solicitadas, pero una resolución del Tribunal Superior Juvenil de Apelaciones resolvió que el asunto se discuta nuevamente.

La investigación se desarrolla dentro del expediente 19-001417-058-PE, por los presuntos delitos de intimidación pública y apología del delito (artículos 282 y 283 del Código Penal, respectivamente).

El adolescente había sido detenido el 23 de abril anterior dentro de su casa en Agua Caliente de Cartago.

De acuerdo con el Ministerio Público, ese día se decomisó “evidencia electrónica tal como dispositivos de almacenamiento, un celular y una computadora; además de una libreta con apuntes de direcciones IP”.

La Policía Judicial recibió la denuncia el 17 de abril, luego de que circularan en redes sociales las amenazas realizadas en un video de YouTube (ya eliminadas).

Según capturas de pantalla, el muchacho advertía que quedaría en la historia de Costa Rica por disparar en un centro de estudios.

Medidas tomadas

Las autoridades del Colegio de San Luis Gonzaga decidieron cuatro acciones contra el alumno de 14 años, pero entre estas no está la expulsión. Esa posibilidad está descartada.

En cambio, resolvieron rebajarle 45 puntos en la nota de conducta del primer trimestre, prohibirle la entrada al centro educativo durante 30 días pero facilitándole la materia para que le dé continuidad al curso lectivo desde su casa. La última es proporcionarle ayuda psicológica.

La intimidación pública está regulada por el artículo 282 del Código Penal. La comete quien “para infundir un temor público o suscitar tumultos o desórdenes, hiciere señales, diere gritos de alarma, provocare estruendos o amenazare con un desastre de peligro común”.

Esta falta se castiga con una pena de prisión de seis meses a cuatro años, o hasta seis años si “a consecuencia del tumulto provocado resultare grave daño o la muerte de alguna persona”.

Mientras tanto, la apología (alabanza o defensa) del delito está contemplada en el artículo 283 de la misma normativa. Se reprime con prisión de un mes a un año o con diez a sesenta días multa.

En caso de que este proceso llegase a juicio, las eventuales sanciones no pueden sobrepasar los límites establecidos en la Ley Penal Juvenil. La misma establece que los jóvenes entre 12 y 15 años no pueden enfrentar condenas superiores a 10 años.