Eillyn Jiménez B.. 24 julio
Los hechos investigados ocurrieron en el Hospital Max Peralta, en Cartago. Foto: Rafael Pacheco
Los hechos investigados ocurrieron en el Hospital Max Peralta, en Cartago. Foto: Rafael Pacheco

La Fiscalía Adjunta de Cartago indaga si una persona que llegó al Hospital Max Peralta para recibir atención médica incurrió en un delito, al no informar que había tenido contacto directo con un enfermo de covid–19.

Así lo dio a conocer el Ministerio Público, este viernes, mediante un comunicado de prensa, en el que detalló que de momento la causa se sigue contra ignorado, es decir, que no hay personas imputadas individualizadas.

La investigación fue abierta luego de que el caso trascendiera en medios de comunicación y, actualmente, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) intenta recabar pruebas e incluirlas en el expediente 20-2335-058-PE.

El miércoles anterior, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) comunico que una embarazada fue atendida en el Max Peralta el martes en la tarde y que, hasta después de que los médicos la examinaron, avisó que su esposo había dado positivo por covid–19.

Después de someterse a una muestra respiratoria, se reveló que la mujer también tenía el virus, lo que obligó al aislamiento de tres funcionarios de Consulta Externa de Ginecología.

“La Fiscalía Adjunta de Cartago abrió una investigación de oficio por el presunto delito de violación de medidas sanitarias, luego de conocer, por parte de medios de comunicación, que una persona no informó de manera oportuna que había tenido contacto directo con un paciente covid–19.

“La situación habría ocurrido en el Hospital Max Peralta, de Cartago. Por el momento, el caso se tramita contra ignorado, es decir, no hay personas imputadas individualizadas”, precisó el Ministerio Público.

De acuerdo con la institución, la pesquisa permitirá determinar la existencia o no de delito.

Este es el tercer caso que se registra en el último mes en el que una embarazada omite decir a los médicos que su pareja está contagiada, previo a ser atendida en un hospital.

El pasado 5 de julio, una paciente no reportó al personal del Hospital San Juan de Dios su cercanía con una persona positiva por el nuevo coronavirus.

Tres días antes, otra mujer, que fue sometida a cesárea en este hospital capitalino, también ocultó que su esposo estaba infectado por el virus.

Ante eso, las autoridades de Salud han pedido a la población informar en los centros médicos sobre posibles contagios o contactos con enfermos. Aseguran que la atención siempre les será brindada.