Carlos Arguedas C..   5 julio
Uno de los allanamiento es en la compañía constructora Grupo Himalaya en Pavas, San José. Foto de Alonso Tenorio

La Fiscalía Adjunta de Limón allanó las instalaciones de la compañía constructora Grupo Himalaya en Pavas, San José, como parte de un a investigación por la fallida remodelación del mercado municipal de Limón.

El objetivo es recopilar información documental y digital sobre los términos de una contratación que hizo la Municipalidad de Limón con la mencionada firma para hacer un cambio total del inmueble.

La obra fue adjudicada por ¢3.000 millones y ¢100 millones más que correspondían a servicios profesionales. El dinero fue entregado sin que los trabajos fueron concluidos, informó la oficina de prensa del Ministerio Público.

Igualmente, la Fiscalía comunicó que también realizó una diligencia judicial en la la compañía Indeca, (en la sede en Sabana norte) la cual también suscribió un convenio con el Ayuntamiento limonense para el arreglo de las aceras en el centro de la ciudad caribeña.

El contrato fue por ¢410 millones. Los trabajos comenzaron pero no fueron terminados, empero el dinero sí fue girado a la contratista.

Según corroboró la Fiscalía, actualmente una cuadrilla municipal se decida a concluir las aceras.

El Ministerio Público comunicó que por estos dos casos se tiene abierta una investigación que se tramita en el expediente 18-001394-0472-PE, por el delito de peculado, el cual involucra a funcionarios municipales y privados. Hasta el momento no hay imputados individualizados.

En los operativos que se realizaron este viernes, participaron auditores de la Sección de Delitos Económicos y Financieros del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), con la intención de seleccionar la evidencia de interés.

Los operativos se iniciaron a las 9 a. m. y concluyeron poco antes del mediodía.

Antecedentes

La remodelación general del mercado inició en el 2015, luego de que el Ministerio de Salud amenazó con desalojarlo debido a su deplorable estado.

El edificio data de 1941, y se ubica entre avenidas 2 y 3, calles 3 y 4, de Limón y es considerado un edificio patrimonial.

Las obras de remodelación consistían en la sustitución del sistema electromecánico y la instalación de uno contra incendios.

Asimismo, se cambiaría y se pintaría el techo, las ventanas, las puertas y los servicios sanitarios.

También se dio una completa restauración la fachada y los espacios internos en general. Se preveía la instalación de una cubierta de policarbonato en el patio central del mercado, pisos antideslizantes y ampliación de los pasillos interiores.

Por estos mismos trabajos, ya la la Contraloría General de la República (CGR) había sancionado al alcalde de Limón, Néstor Mattis Williams, a quien le aplicaron una suspensión de 30 días hábiles sin goce de salario. La medida rigió entre el 3 de setiembre y el 12 de octubre de 2018.

Asimismo, le impusieron cancelar un monto de ₡15 millones por concepto de responsabilidad civil.

La Nación trató este viernes de conocer el criterio del alcalde, pero no atendió las llamadas a su teléfono.

Los trabajos de remodelación del mercado municipal de Limón comenzaron pero no fueron terminados, aunque el dinero del contrato se pagó, informó la Fiscalía. Foto archivo LN