Eillyn Jiménez B.. Hace 2 días
Un hombre de apellido Guido fue detenido por matar a su excompañera sentimental. Foto: OIJ para LN
Un hombre de apellido Guido fue detenido por matar a su excompañera sentimental. Foto: OIJ para LN

Un mecánico de 45 años fue detenido por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), ya que figura como sospechoso de matar a golpes a su excompañera sentimental.

La Policía Judicial informó de que la captura del hombre, de apellidos Guido Gómez, se registró este miércoles por la mañana en Filadelfia de Carrillo, Guanacaste, en las afueras de su lugar de trabajo.

De acuerdo con las autoridades, la investigación del caso permitió determinar que la mujer, identificada como Brenda Clarissa Martínez Campos, de 31 años, falleció a causa de golpes y no de una caída, como lo indicó el sujeto cuando llegó con la víctima a un centro médico en Belén de Carrillo el 5 de mayo de 2018.

Debido a las lesiones que presentaba, ella fue remitida de emergencia al Hospital México, donde murió 18 días después, el 23 de mayo.

"La pareja tenía tres meses de haberse separado, decidieron salir a conversar y, en determinado momento, tuvieron una fuerte discusión en un bar ubicado en Palestina de Belén, de donde salieron en medio de una acalorada riña, según indicaron testigos.

“Aparentemente, se montaron al vehículo de Guido para marcharse del sitio y fueron vistos por última vez a eso de las 9 p. m. del 5 de mayo. Sin embargo, poco después el sospechoso pidió auxilio en un centro médico cercano indicando que la mujer se había tirado del vehículo y tenía graves lesiones”, explicó el OIJ en un comunicado de prensa.

Después de la muerte de Martínez, el equipo de Ingeniería Forense trabajó en una reconstrucción de hechos y análisis, lo cual permitió establecer que la versión del sospechoso era falsa, ya que los patólogos forenses determinaron que las lesiones no eran compatibles con la caída del vehículo, sino más bien con golpes.

La Fiscalía Adjunta de Santa Cruz informó de que Guido es investigado por el delito de feminicidio, por lo que el Juzgado Penal de la zona le prohibió salir de Costa Rica mientras avanza el proceso en su contra.

Actualmente, el caso se encuentra en la etapa de recolección y análisis de prueba.

Este caso, se sumaría a los feminicidios registrados en el 2018, cuando la estadística llegó a 24 fallecidas a manos de sus parejas, lo cual promedió un feminicido cada 15 días, según datos del Observatorio de Violencia de Género contra las Mujeres y Acceso a la Justicia, del Poder Judicial.

2019 con un feminicidio cada 27 días

En el 2019 se han registrado seis mujeres fallecidas a manos de sus compañeros sentimentales, lo cual equivale a uno cada 27 días.

De este año, el caso más reciente ocurrió el pasado 3 de mayo, cuando Marianela Álvarez Alvear, de 44 años, falleció luego de que, al parecer, su compañero sentimental le propinó dos fuertes golpes en la cabeza que le causaron la muerte.

Además, según los indicios recolectados por agentes judiciales, el sospechoso habría intentado quemar el cuerpo de la mujer.

Ella ya no convivía con él, pero en ocasiones llegaba a la vivienda en la que ambos habitaron por algunos años en barrio Estocolmo, en Santa Cruz de Guanacaste, donde se registró el crimen.

Un día antes, el 2 de mayo, en Banderas de Pocosol, en San Carlos de Alajuela, un hombre de apellidos Chavarría Bermúdez, de 27 años, asesinó de un balazo en el cuello a Seneidy Espinoza Morales, de 24.

De acuerdo con las autoridades, la pareja estaba compartiendo y, en determinado momento, comenzaron a discutir. Aparentemente, ambos se reclamaron sobre otras relaciones sentimentales y el sospechoso tomó una escopeta y disparó en contra de la mujer.

El sospechoso, alias Cucaracho, escapó del lugar antes de que llegara la Policía; sin embargo, tras una intensa búsqueda, el hombre fue capturado a las 5 p. m. de ese mismo día por oficiales de la Fuerza Pública.

Otro feminicidio se atendió el pasado 25 de abril en Roxana de Pococí, Limón, cuando Arley Pizarro Gómez, de 46 años, asesinó a balazos a Mirlene de Los Ángeles López Méndez, de 54, y luego se disparó.

Ese día trascendió que hubo una discusión entre la pareja, en apariencia por los excesivos celos del hombre. Al momento del ataque, ellos no convivían en la misma casa.

Un mes antes, el 26 de marzo, Heisel Tatiana Badilla Barrias, de 30 años, murió luego de ser herida por su pareja con un cuchillo.

Ella era madre de cinco menores con edades entre los 13 y 2 años.

Un hombre de apellidos Zúñiga Fuentes, de 32 años, fue detenido como principal sospechoso.

Por otra parte, el 8 de marzo, fue asesinada a puñaladas Gladys María García Pereira, de 28 años y madre de tres menores de edad.

Ella se encontraba en su casa cuando fue atacada por su compañero sentimental, identificado como Douglas Javier Montiel López, quien murió por una aparente asfixia después del ataque.

Finalmente, el 23 de enero en San Jerónimo de Moravia, se ubicó el cuerpo quemado de una menor de 17 años.

Las autoridades creen que el agresor es un exnovio de la joven, quien al parecer estaba molesto porque ella había comenzado una nueva relación.

Por este caso se detuvo a un hombre de 19 años y a una mujer de 26 como sospechosos del crimen.

Aunado a estos siete asesinatos, el Observatorio de Violencia de Género registra un sétimo caso, tras la desaparición de Odalia Ramírez Barrantes, acaecida el 18 de noviembre del año pasado, en Santa Cruz, Guanacaste.

Aunque su cuerpo no ha sido localizado, se le incluyó como feminicidio el 12 de febrero de este año, fecha que coincide con la imposición de medidas cautelares en contra de su pareja sentimental, de apellidos Córdoba Núñez.

Nota del editor: A las 9:02 a. m. del viernes 14 de junio, se corrigió la fecha de la muerte de Brenda Martínez, ocurrida en mayo del 2018 y no del 2019.