Carlos Arguedas C., Carlos Láscarez S..   31 agosto

El exdiputado de Renovación Costarricense Abelino Esquivel Quesada fue indagado este viernes en la Fiscalía de Fraudes como parte de un proceso penal que se le sigue como sospechoso de los delitos de concusión y enriquecimiento ilícito, por, supuestamente, cobrar dinero a sus asesores.

El exdiputado del Partido Renovación Costarricense permaneció desde las 2 p. m. hasta poco después de las 4 p. m. en la Fiscalía de Fraudes en San José.

La declaración dio inicio a las 2 p.m. y terminó poco después de las 4 p.m. Igualmente, en la diligencia también dieron testimonio la esposa del exlegislador, de apellidos Cortés Oporto, y una hermana del exdiputado.

Los tres figuran como sospechosos de tres delitos de concusión (castiga el cobro indebido o arbitrario hecho por un funcionario público en provecho propio) y un delito de enriquecimiento ilícito. El proceso se tramita en el expediente 18-000085-033-PE, confirmó en un comunicado de prensa la Fiscalía General de la República.

La causa se encuentra en la etapa preparatoria, que consiste en la recolección y análisis de pruebas y es privada para terceras personas, según el artículo 295 del Código Procesal Penal. La diligencia se realizó la Fiscalía de Fraudes, que está en el segundo piso de los Tribunales de San José.

Antecedentes

Los hechos por los cuales se indaga a Esquivel tienen que ver con cobros que, supuestamente, él exigía a tres de sus asesores legislativos de confianza como supuestas contribuciones al Partido Renovación Costarricense, que representaba.

Los asesores Álvaro Oconitrillo, Shirley Marín y Joselyn Rodríguez denunciaron que el diputado los obligó, durante varios meses desde el año pasado hasta abril pasado a entregarle a él una parte de sus salarios, sin que les explicaran mayores razones.

Marín tenía que darle al diputado ¢50.000 al mes; Rodríguez, ¢125.000, y Oconitrillo, ¢400.000. En total, la suma mensual ascendía a ¢575.000.

El propio Esquivel reconoció, en abril de este año, que ese dinero entraba a una cuenta de su hermana, quien lo manejaba para el despacho y alegó que se trataba de contribuciones para Renovación Costarricense.

Sin embargo, la tesorera de la agrupación, Mavis Calderón, negó que un solo centavo de ese dinero haya entrado a cuentas del Partido, tal como lo exige la legislación electoral.

La Fiscalía General había abierto la causa en abril pasado, un mes antes de que el entonces congresista dejara el cargo. La pesquisa está en manos de la fiscala general, Emilia Navas Aparicio. En esta ocasión, por logística, la toma de la declaración indagatoria de las tres personas implicadas se realizó en las instalaciones de la Fiscalía de Fraudes.

Aunque se intentó localizar a Esquivel, no fue posible. En abril pasado, el exlegislador evadió dar alguna explicación a la prensa sobre lo sucedido. “Respeten, no voy dar más declaraciones por consejo de mis abogados. Ya les dije, respeten. Es un derecho que tengo”.

Abelino Esquivel, de 54 años, es profesor de Teología y pastor. Llegó a la Asamblea Legislativa por el Partido Renovación Costarricense, representando a la provincia de Limón.