Yeryis Salas. 13 agosto
La fiscala Dixiela Madrigal Mora obtuvo la información de la imputada en una clínica estética. A su lado, el director de la querella, Rodrigo Araya Solano. Foto: Alonso Tenorio.
La fiscala Dixiela Madrigal Mora obtuvo la información de la imputada en una clínica estética. A su lado, el director de la querella, Rodrigo Araya Solano. Foto: Alonso Tenorio.

Del juicio del caso Coopemex, por presunta administración fraudulenta, surgió un nuevo proceso penal.

Axa Carballo, defensora de una de las imputadas, denunció este lunes a la fiscala del proceso por aparente abuso de autoridad.

Además, la demandó por daños y perjuicios contra la defendida, de apellido Clark.

Carballo alegó este martes que Dixiela Madrigal actuó de forma “ilegítima y arbitraria” al divulgar datos privados en el Tribunal Penal de San José.

La fiscala reveló este lunes que la sospechosa se ausentó porque programó una liposucción para esa tarde.

El Tribunal declaró a Clark en rebeldía, no obstante, ella se presentó horas después de forma voluntaria.

“La representante del ente fiscal (...) decide de manera personal presentarse a una clínica, específicamente la clínica Cambio Extremo, y abusando formalmente del poder que se le ha otorgado decide pedir información de carácter confidencial de mi representada, y no solo eso, sino que la trae a estrados judiciales y la pone en conocimiento del Tribunal”, denunció Carballo.

La abogada afirmó que Clark se sometió a un “juicio mediático” por las publicaciones de los medios de prensa.

Carballo pidió que Madrigal se apartara del juicio, aduciendo falta de objetividad.

La fiscala, por su parte, afirmó que “lo que pretende ver la defensa resulta ilógico. Es como pretender que yo el día de hoy, si es que me dejan, logro hacer una imputación contra 15 personas, es que yo tengo algo contra los 15 imputados. Ayer lo único que hice fue ejercer mis funciones”.

“Yo sé qué es lo que pretende la defensa, y creo que saldrían muy satisfechos de aquí pensando que este juicio se tira para el otro año; sin embargo, se causaría un gravísimo perjuicio para la administración de justicia”, aseveró.

El Tribunal no aceptó la solicitud de Carballo, por lo que tres defensores recusaron a este órgano, compuesto por las juezas Laura Sánchez Sánchez, Krycia Zamora Pérez y Mercedes Jiménez Rojas.

Sin embargo, este recurso también fue rechazado por los jueces que lo revisaron, quienes fueron nombrados minutos después de presentada la recusación.

Juicio tarda en iniciar

El juicio a los 14 sospechosos de alterar las cuentas de la cooperativa de ahorro y crédito Coopemex debía iniciar el 5 de agosto.

Más de una semana después, aún no se han leído las acusaciones formales.

En un principio, el debate se pospuso porque un defensor recién nombrado alegó falta de tiempo para revisar la prueba.

Luego, la jueza Sánchez señaló este lunes que el juicio no iniciaría por la ausencia de Clark.

Este martes, además de las recusaciones, la defensa alegó que no hay legimitación por parte del fideicomiso de Coopemex, por lo que tendría que salir del proceso el querellante Rodrigo Araya, una objeción que se resolvería en los próximos días.

Los abogados argumentan “que el contrato de fideicomiso no alcanza para que haya querella ni acción civil”, indicó Araya.

En el expediente 10-000014-621-PE se indagan las razones que llevaron a que Coopemex, en su momento la tercera cooperativa más grande de Costa Rica, fuera absorbida por el Banco Popular en el 2010.

Al parecer, los imputados se adjudicaron dineros de esta entidad, cuando integraban su Junta Directiva, entre el 2005 y 2009, mientras la cooperativa presentaba problemas de morosidad en su cartera de créditos.