Carlos Arguedas C.. 6 noviembre
La única foto de Juan Carlos Guzmán es este afiche que distribuyó hace unos meses la Fiscalía General de El Salvador.
La única foto de Juan Carlos Guzmán es este afiche que distribuyó hace unos meses la Fiscalía General de El Salvador.

Una gestión presentada por la defensa postergó la extradición a El Salvador de Juan Carlos Guzmán Berdugo, suegro del expresidente de ese país, Mauricio Funes.

La información la suministró este miércoles el Tribunal Penal de San José, por medio de la oficina de prensa del Poder Judicial.

“La persona requerida está con prisión preventiva pero no existe aún sentencia de primera instancia que autorice o rechace la extradición. Están pendientes de resolver algunas gestiones de la abogada defensora pública”.

La respuesta contradice la información divulgada el lunes por el Fiscal General de El Salvador, Raúl Medara, quien informó de que Costa Rica aceptó la gestión para llevar a esa nación a Juan Carlos Guzmán, vinculado allá con el delito de lavado de dinero.

El fiscal, en un video que publicó en Twitter, aclaró que las autoridades costarricenses aprobaron la extradición, pero todavía no la harán efectiva porque están pendientes de resolver recursos que interpuso Guzmán para tratar de revertir la decisión.

“Él está alegando, pues es lo que cree conveniente, haciendo uso de sus derechos. Pero lo importante es que la solicitud de extradición ha sido aceptada por el Gobierno de Costa Rica”, dijo.

El arresto de Guzmán lo hicieron oficiales de la Policía Profesional de Migración el pasado 1.° de abril cuando se presentó a una cita en las oficinas de Migración en La Uruca, San José, pues el domingo 31 de marzo había sido sorprendido en condición irregular en el puesto migratorio de Paso Canoas, cantón de Corredores, en la frontera con Panamá.

Guzmán inicialmente estuvo detenido en el centro para extranjeros, ubicado en Los Lagos de Heredia, pues se le abrió un proceso de deportación, pero luego el extranjero se sometió a un proceso de extradición.

Precisamente, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador aprobó el 4 de abril pedir la extradición de Guzmán a petición del Juzgado Séptimo de Instrucción.

Lo anterior porque dicho despacho se le sigue un proceso conocido como Saqueo Público. La Fiscalía General de la República (FGR) sostiene que Guzmán, presuntamente, participó en una red, bajo el mando del Mauricio Funes, que logró apropiarse de $351 millones de fondos de la Presidencia.

La Fiscalía atribuye a Guzmán Berdugo realizar gastos de $140.756, pero reportó ingresos por $7.197. Además, compró cinco carros por un valor de $55,000: cuatro durante el periodo presidencial de Funes –desde el 1.º de junio de 2009 al 31 de mayo de 2014– y uno en enero de 2015, agrega la acusación fiscal.

Las investigaciones también revelan que el suegro del exmandatario depositó en efectivo $39.700 en sus cuentas personales, dinero que no tiene respaldo de origen. Además, supuestamente, pagó préstamos propios por $13.406 y préstamos de su esposa, Ada Luz Sigüenza, por $32.155.

La FGR detalla que esos gastos los empezó a hacer desde que su hija, Ada Mitchell Guzmán, inició una relación sentimental con Funes, con quien tiene un hijo. Los tres viven en Nicaragua.