Katherine Chaves R..   3 marzo
Ver más!

La mujer de 29 años que atropelló a dos ciclistas en Alajuela el sábado 27 de febrero, tiene antecedentes penales y de violencia al volante: En 2016 ella chocó adrede el carro de otra joven para que esta última se detuviera y así poder robarle el vehículo mediante el método del bajonazo.

Por esa situación, el Tribunal Penal de Alajuela condenó a la conductora, de apellidos Gutiérrez Pérez, a tres años y cuatro meses de cárcel por el delito de robo agravado, luego de que ella se acogió a un proceso abreviado.

Sin embargo, ese no es el único antecedente que tiene. La Fiscalía Adjunta de Alajuela informó de que, en el 2017, se abrió otra investigación en su contra por el delito de lesiones levísimas.

Se intentó conocer más de los hechos sobre este segundo caso, pero el ente acusador indicó que el estado actual del expediente 17-003239-0305-PE es “incompetencia” e indicó que en el Poder Judicial podían dar más detalles. No obstante, este último no ha respondido a la consulta.

Estas causas en contra de Gutiérrez Pérez salen a la luz justo un día después de que la mujer le diera declaraciones a Noticias Repretel, donde pidió disculpas por golpear a los ciclistas, pero donde quiso dejar claro que fue un accidente y no una acción con dolo.

“Mi intención nunca fue tirarles el carro encima (a los ciclistas). Si lo hubiese querido hacer (...) me los hubiera levantado a todos. Ninguna persona en su sano juicio, pienso yo, va a querer matar a una persona. Menos yo que tengo dos hijas (de 7 años y 1 año y nueve meses) por quienes luchar y que no quiero que vean a su mamá en una cárcel”, expresó en entrevista con la televisora.

Ayudó en bajonazo

Con respecto al caso del 2016, la fiscal Lilliana Solórzano la acusó a ella y a dos sujetos más, apellidados Maroto Soto y Araya Soto, por el delito de robo agravado, según se lee en la sentencia N° 598-2016, dictada por el juez Miguel Fernández en setiembre de ese mismo año.

La pieza acusatoria indicaba que el 23 de junio del 2016, los tres acusados se dirigieron en un auto, conducido por Gutiérrez, hasta Itiquís de Alajuela, donde mediante un “plan criminal previamente establecido” acordaron interceptar a sus víctimas para asaltarlas.

En un momento, una conductora, cuya identidad no trasciende, pasó por el sitio, lo cual fue aprovechado por los sujetos para seguirla.

“Dado que la ofendida se percató que estaba siendo perseguida por el referido automotor, aceleró el vehículo que conducía para tratar de evadirlo.

“Sin embargo, la acusada Gutiérrez Pérez también aceleró el vehículo y justo encontrándose en Tacacorí de Alajuela, colisionó el vehículo de la ofendida en la parte trasera, por lo que esta última detuvo su vehículo por completo”, reseñó la fiscala.

Según la acusación, los dos hombres se bajaron del auto y Maroto Soto encañonó a la ofendida y le dijo: “Abra, sino la mato”. Ante la amenaza, la mujer desactivó los seguros y los malhechores ingresaron.

“Se dio un forcejeo entre la víctima y Araya Soto, lo que provocó que la ofendida se saliera del asiento y cayera sobre la vía pública, no sin antes jalar su bolso, el cual se encontraba sobre el asiento del acompañante. Al observar lo que ocurría (Araya Soto) jaló el bolso, al tiempo que le dijo al acusado Maroto Soto: “Acelere” (...) Debiendo la ofendida soltar el bolso para evitar ser arrastrada por el vehículo”, reprochó el Ministerio Público.

Los acusados tomaron rumbo hacia Tambor de Alajuela.

Mientras todo eso ocurría, la imputada Gutiérrez Pérez funcionaba de “vigilante” en el sitio y, al ver que cumplieron el objetivo, ella también huyó en su carro, se lee en el fallo judicial.

Un testigo del hecho alertó a las autoridades, lo cual permitió darle atención a la agredida, así como detener minutos después a los ladrones. “Ellos huían en el vehículo conducido por Gutiérrez Pérez, dado que el vehículo que le sustrajeron a la ofendida, se les apagó”, reza la sentencia judicial.

Ante los hechos, las pruebas recabadas y la aceptación de cargos de los tres sujetos, el juez Miguel Fernández les impuso tres años y cuatro meses de prisión a Gutiérrez Pérez y a Araya Soto, mientras que a Maroto Soto lo sentenció a tres años y ocho meses.

El vehículo de la mujer que atropelló a los ciclistas quedó metido en los jardines del Instituto de Alajuela. Foto: Cortesía Yurandir Leandro.

Otra vez objeto de persecución penal

Cinco años después de aquel delito, Gutiérrez Pérez volverá a afrontar un proceso penal, ya que un video muestra que la mañana del sábado atropelló a dos ciclistas en Alajuela.

En esa grabación se observa a la mujer dirigir su auto hacia la derecha, donde estaba el grupo de ciclistas. Trascendió que antes de eso, discutió con ellos y los insultó.

El impacto generó, de hecho, que uno de los afectados terminara en los jardines del Instituto de Alajuela.

Tras el percance, el vehículo quedó incrustado en las inmediaciones de ese centro educativo, mientras que las dos bicicletas quedaron totalmente destruidas.

Por esos hechos, la Fiscalía de Alajuela confirmó que la investiga por el delito de tentativa de homicidio.

Tras la indagatoria, el ente acusador pidió al Juzgado que ordenara contra la imputada las siguientes medidas cautelares: mantener un domicilio fijo, no comunicarse ni acercarse a las personas ofendidas o testigos, ni tampoco cometer otro delito.

La solicitud fue acogida por el juez, quien ordenó que permanezcan durante todo el proceso en su contra.

El vehículo con el que golpeó a los ciclistas es un Hyundai Accent modelo 2013, que aparece inscrito a nombre de la madre de Gutiérrez.