Judiciales

Casera sobre crimen de recién nacido: “Mujer le reclamó a su hermana: ‘Me lo hubieras dado a mí’”

Dueña del cuarto que alquilaban las sospechosas de asesinato contó que la mamá, de 17 años, le ocultó su embarazo a todos

Un bebé, recién nacido, apareció muerto el lunes dentro del cuarto que Marisol Chaves le alquilaba a una muchacha, de apellidos Matus Gutiérrez.

Según las autoridades, Matus es la tía de la víctima y, al parecer, ella junto con su hermana menor (la mamá del bebé) lo asesinaron de un golpe. Por esos hechos, la Fiscalía las persigue penalmente.

Pero, ¿cómo fueron las horas previas a ese lamentable hallazgo?

Chaves relató lo ocurrido, incluso contó que Matus le habría reclamado a su hermana por la muerte del niño, pues ella recién había perdido a un bebé y gustosa habría asumido la nueva responsabilidad.

Este es el relato de Marisol Chaves:

* Domingo 5 de enero, a las 8 p. m.

"(Matus) recibió una llamada desde Nicaragua. Era una hermana suya y le pedía que se fuera, lo más rápido que pudiera, a Pavas, porque ahí estaba su hermana menor con un dolor de estómago muy fuerte.

“Lo que le decían era que a la muchachita le dolía muchísimo el colon y, bueno, (Matus) se fue a ver qué hacía”.

* Domingo 5 de enero, a las 11 p. m.

"Como a esa hora, llegaron aquí las dos juntas. Antes de llegar acá, (Matus) la llevó a una farmacia. Hasta ese momento todo era un simple dolor abdominal; jamás imaginaba (Matus) que se trataba de contracciones porque (la menor) estaba a punto de parir.

"Apenas llegaron aquí se metieron al cuarto y ahí se quedaron. Dice mi mamá que ella escuchó que jalaron varias veces la cadena del baño, pero no le prestó importancia. Pensó que la muchacha tenía diarrea. Pero no, era que estaba pariendo.

"(Matus) nos dijo que, como la escucha ir tanto al baño, se metió en Internet para ver si esos síntomas eran normales cuando se tenía malestar en el colon y todo coincidía. Le dijo que el lunes temprano la llevaba a la clínica.

“Como (la hermana) estaba tan mal, (Matus) salió del cuarto y se sentó en una silla que hay en la cochera a esperar que mejorara”.

* Lunes 6 de enero, entre las 2 a. m. y las 3 a. m.

"(Matus) nos contó que ella estaba ahí sentada, cuando la muchachita salió del cuarto y le dijo: ‘Vení, ve’. Y se la llevó directo al baño. Ahí (Matus) vio al bebé; lo tenía en el sanitario.

"Según nos contó (Matus), ella le dijo a su hermana que qué había hecho, que si le hubiera dicho todo desde un principio esto no estaría pasando.

"(Matus) no quería tocar al bebé, no quería ni mirarlo, así que le dijo a la mamá que lo recogiera. También le dijo que limpiara todo, porque, como había tirado la placenta en el sanitario, el agua se rebalsó.

"La muchachita puso al bebé en una caja de cartón y se acostó, mientras que (Matus) nos dijo que le reclamaba, que le decía que se lo hubiera dado a ella, sobre todo porque recién había abortado y que moría por tener un hijo.

“(Matus) le reclamaba a su hermana: ‘¿Qué hiciste? Me lo hubieras dado a mí’. Estaba muy triste”.

* Lunes 6 de enero, a las 8 a. m.

"Mi mamá se levantó y vio que en una bodeguita de la casa, que colinda con el cuarto que alquilamos, había agua con sangre y se asustó. Inmediatamente fue a tocarle la puerta (a Matus) para saber si todo estaba bien.

"(Matus) le dijo que sí, que había sido que su hermana tuvo una hemorragia, pero, antes las preguntas de mi mamá, (Matus) se soltó a llorar y le dijo que era que había tenido un aborto y que ella ni siquiera sabía que estaba embarazada.

“Mientras, la menor estaba acostada, durmiendo, hasta que llegó la Cruz Roja a revisarla, y la Policía a recoger el cuerpo del bebito, que sí lo tenía puesto en una caja de cartón en el piso".

‘Muchacha ocultó su embarazo a todos’

Nadie sabía nada. Ni en Nicaragua, ni en Costa Rica. Ni sus papás, ni sus hermanas, ni los pocos amigos que tenía. A como pudo, una muchacha se las ingenió para que la gente a su alrededor no se enterara de que estaba embarazada.

¿La razón? Tampoco se conoce.

Esa menor, de origen nicaragüense, de 17 años, salió de su país en setiembre pasado cuando tenía unos cuatro meses de gestación y se vino directamente a La Aurora de Heredia, donde una hermana suya alquilaba un cuarto.

Así lo relató Marisol Chaves, propietaria del aposento que alquilaba la pariente de la adolescente.

Al llegar ahí, nadie sospechó de un embarazo, pues la muchacha es de contextura gruesa y porque usaba ropa holgada.

“Nadie se dio cuenta; supo taparlo bien. Las razones no las sé, pero sí sé que la muchacha le ocultó su embarazo a todos”, recalcó Chaves.

Agregó que la joven mamá también pasó inadvertida porque estuvo en ese sitio herediano, si acaso, quince días. Luego se fue a vivir sola a un cuarto en Pavas, San José.

No volvieron a saber de ella, hasta el lunes 6 de enero, cuando su secreto fue revelado.

Ese día, la menor estaba con su hermana en La Aurora de Heredia, cuando parió y, por razones que aún están en investigación, supuestamente es responsable de un golpe que tiene el bebé en la espalda y que le ocasionó la muerte. Luego, lo dejó en una caja de cartón.

Por esos hechos, la Fiscalía le atribuye el delito de homicidio calificado tanto a la madre como a la hermana, de apellidos Matus Gutiérrez.

La mamá descuenta tres meses de detención provisional, mientras que Matus debe firmar cada quince días y tiene prohibido salir de Costa Rica.

Rumores de embarazo

Hace año y medio, Chaves tuvo su primer contacto con Matus, una cajera de un supermercado de la zona.

"Entramos como en una relación bonita de amistad y ella me contaba cosas. Un día me contó que estaba embarazada, que estaba empezándolo, porque ni se le veía la pancita. Otro día me contó que no tenía dónde vivir y ahí se me ocurrió alquilarle un cuartito desocupado en ¢70.000”, rememoró la casera.

Según dijo en entrevista con este medio, Matus estaba muy agradecida y se mudó el 30 de julio pasado. En setiembre, ella le dijo que había mandado a traer a una hermana menor suya para que la ayudara con el bebé.

Sin embargo, pocos días después, Matus tuvo un aborto, narró Chaves.

"Me preguntó que si podía quedarse unos días con ella. Yo le dije que no había problema, pero que no fuera por mucho tiempo”.

De la menor, la casera recuerda poco. “Era muy callada, como muy metida en lo de ella, pasaba metida en el cuarto y la verdad es que la vimos poco, casi nada”.

Pasados unos 15 días, Matus les indicó que su hermana había conseguido un cuarto en Pavas y que se iba. “Creo que le salió un trabajo o algo así. No sé cómo hacía para pagarlo”, apuntó.

Chaves supo que, después de la mudanza, la relación entre las hermanas se deterioró porque no hablaban. De hecho, mencionó que la menor hasta había bloqueado a Matus en la aplicación de mensajería WhatsApp.

"Eso pasó cuando los caseros de Pavas la llamaron (a Matus) para decirle que presumían que su hermana estaba embarazada; se lo dijeron para que ella averiguara. Y eso fue lo que hizo.

"Ella llamó a sus papás que están en Nicaragua y les contó lo que le dijeron. Pero los papás se enojaron con ella, le dijeron que eso se prestaba para chismes. Ella se puso muy triste porque resultó regañada.

"Pero todavía estaba con la duda, por lo que le preguntó directamente a la menor. Y ella lo que hizo fue bloquearla, ni siquiera le respondió”.

Chaves dijo que, en un intento de Matus de acercarse a su hermana, la invitó a pasar con ella el fin y principio de año. Pero aparentemente la menor no quiso.

Y así fue como la relación entre ellas se enfrió, hasta el domingo pasado que volvieron a encontrarse, porque la muchacha tenía un “fuerte” dolor abdominal, que terminó en el parto y en el supuesto asesinato.

Katherine Chaves R.

Katherine Chaves R.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.