Judiciales

Bronca entre asistentes posible móvil de mortal balacera en fiesta clandestina

Gresca empezó dentro de la bodega. Policía encontró casquillos tanto dentro del local como afuera

Una fuerte disputa, primero entre un hombre y una mujer, en la cual intervino otro hombre, es probablemente el detonante de una balacera que dejó tres muertos y cinco personas heridas el domingo anterior a las 2:43 a. m. en una fiesta clandestina, que se realizaba en una bodega ubicada a un lado de la ruta 32, un kilómetro al oeste de la entrada principal a la ciudad de Guápiles, cantón de Pococí, Limón.

El dato trascendió de manera extraoficial, luego de que agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) concluyeron con la inspección del local, levantaron evidencias balísticas que había dentro y fuera del inmueble, entrevistaron a varios de las personas que asistieron a la actividad social y, que se decomisaron videos de seguridad, en los cuales se aprecia a un individuo disparando.

En este caso la Policía Judicial identificó a los fallecidos como Antony Guillermo González Cruz, de 26 años. Este hombre, aunque era oriundo de Pococí, vivía en Horquetas de Sarapiquí, Heredia, y era tesorero en una sociedad anónima que no tiene bienes. En la página digital del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) se registra que es soltero y padre de tres hijos. Murió mientras era atendido en el Hospital de Guápiles.

Ariel Alexánder Cubillo Solano tenía 30 años y era vecino de Guápiles. En la página que Cubillo abrió en Facebook, dice que era entrenador personal y que desde hace seis años era propietario del gimnasio Iron Training, situado en el centro de Guápiles. Asimismo, trabajaba como mezclador de música (DJ). Anteriormente había formado parte de la Banda Comunal de Pococí. También murió en el hospital. Estaba soltero y no tenía hijos.

Por último, Bernol Enrique Flores Villalobos, de 25 años, era soltero, sin hijos y también vecino de Guápiles. En la actualidad estaba desempleado, pero antes había trabajado como bodeguero y como taxista pirata. Este hombre quedó tendido a unos 40 metros de distancia de la entrada de la bodega. Tenía impactos de bala en la parte posterior de la cabeza y en el tórax.

En cuanto a los heridos, uno fue identificado como Jefferson Rivera Stuart, de 25 años, jugador del equipo de fútbol Municipal Grecia, quien recibió un balazo en una pantorrilla, nada que comprometa su vida. Además sufrieron impactos de bala otros dos hombres de apellidos Rodríguez Sánchez, de 20 años, y Acuña Barrera, de 25. Ambos los llevaron al Hospital de Guápiles.

Igualmente figura entre los afectados un joven apellidado Arias González, de 20 años, que recibió una herida en la espalda y fue trasladado al hospital San Vicente de Paúl, en Heredia, así como una mujer no identificada que sufrió una lesión en una rodilla producto del desorden ocasionado por el tiroteo.

La fiesta clandestina había sido promovida por redes sociales, pero no se detallaba la ubicación exacta del lugar donde se iba a efectuar. También pedían a los asistentes que llegaran en taxi.

La bodega que se utilizó para la actividad tiene unos 15 metros de largo por 10 metros de ancho y se estima que allí podrían estar presentes unas 100 personas al momento en que se produjo al bronca.

Por el momento, el OIJ no detallado oficialmente si las personas fallecidas fueron las que iniciaron el pleito. Empero, se sabe que las armas de fuego fueron accionadas tanto dentro como fuera del local, esto por los casquillos encontrados. Asimismo, en tomas de video y fotografías del interior del local, se nota que hubo un gran desorden por la cantidad de latas, botellas plásticas y vasos que quedaron en el piso.

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.