Carlos Láscarez S.. 22 noviembre, 2019
Droga y dinero figura entre lo decomisado el martes pasado luego de 43 allanamientos que permitieron la captura de 35 personas. Foto: OIJ para LN
Droga y dinero figura entre lo decomisado el martes pasado luego de 43 allanamientos que permitieron la captura de 35 personas. Foto: OIJ para LN

Las dos bandas que “firmaron la paz” en Pueblo Nuevo de Alajuela, para no perjudicarse ni crear conflictos, pasarán entre tres y seis meses descontando prisión preventiva, determinó el Juzgado Penal de Alajuela.

Se trata de las bandas denominadas Búnker y Colores, ambas asentadas en el poblado de Las Gradas de Pueblo Nuevo, a un kilómetro y medio del parque central de Alajuela.

La petición de prisión preventiva la solicitó la Fiscalía Adjunta contra el Narcotráfico y Delitos Conexos de manera separada para cada grupo, pero en las instalaciones del Primer Circuito Judicial de San José, por razones de seguridad.

La banda Colores era integrada por 13 individuos de apellidos Solano Chaves, alias Chochón (líder), otro Solano Chaves, una mujer hermana de los primeros, Salas Valverde (mujer) y Chávez Ramírez (mujer).

También otros 8 sujetos apellidados Trejos Arata, Matarrita Patiño, Chavarría Benavides, Murillo Quirós, Villalobos López, Alvarado Estrada, Arroyo Lobo y Bustos Obando, quienes descontarán seis meses de cárcel.

A esta banda se le investiga dentro de la causa 18-002798-0057-PE y fue desarticulada luego de 19 allanamientos el martes 19 de noviembre. Este grupo se dedicaba a poseer, almacenar, y vender marihuana y cocaína base crack.

De acuerdo con la Fiscalía, en apariencia, la droga la almacenaban en las casas de algunos de los integrantes.

Entre sus roles, los imputados dosificaban y vendían los estupefacientes, además utilizaban una pulpería como mampara para comercializar las sustancias ilícitas.

También se detectó que el grupo realizaba una constante adquisición de propiedades y otros bienes, con dinero aparentemente originado de la narcoactividad.

3 meses presos banda de Búnker

Asimismo, la banda de Búnker, es liderada por un hombre apellidado Espinoza Brenes, conocido como José Bala, quien fue arrestado junto a otras 21 personas. Este clan descontará tres meses de prisión preventiva.

Otros integrantes de este grupo se apellidan: Zúñiga García, Hernández Artavia (mujer), Artavia Ramírez (mujer), Espinoza Brenes, Gutiérrez Espinoza, Campos Quirós, Gutiérrez Vargas, Segura Ulate (mujer), Durán Segura, Durán Segura (mujer), Ruiz Bastos, González Chaverri, Morales Porras, Espinoza Brenes, Trejos Araya, Zamora Hernández, Mena Zúñiga (mujer), López Sánchez, Maltés Alvarado, Alfaro Morales y González Calvo.

El martes pasado, la Fiscalía efectuó 20 allanamientos y logró desmantelar a este grupo que actuaba similar al primero. La investigación contra la organización se tramita en el expediente 18-002794-0057-PE.

Entre lo decomisado a las bandas hubo cuatro kilos de marihuana, un kilo de pasta de crack, un poco más de ¢6 millones en efectivo y dos armas de fuego.

Uno de los 35 sujetos que fueron arrestados luego de 43 allanamientos en Pueblo Nuevo de Alajuela. Foto: OIJ para LN
Uno de los 35 sujetos que fueron arrestados luego de 43 allanamientos en Pueblo Nuevo de Alajuela. Foto: OIJ para LN

Wálter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), manifestó el día del arresto que estos grupos se dedicaban a la venta de drogas las 24 horas en el centro de Alajuela.

“Eso estaba generando una situación de inseguridad y un crecimiento importante en delincuencia conexa al narcotráfico, como son los delitos de carácter patrimonial como el hurto, el robo y el asalto”, dijo Espinoza.

El jefe policial explicó que la convivencia entre los grupos hizo que las drogas (crack, marihuana y cocaína) las distribuían en diferentes empaques para distinguirlas y a la vez procurar mantener la clientela.

La comunidad de las Gradas se ubica en un trayecto de unos 150 metros lineales que alberga viviendas a ambos lados. La mayoría son construcciones de latas y maderas. El nombre se deriva porque el poblado está en un terreno en una pendiente.