Carlos Arguedas C., Rodolfo Martín.   8 marzo

Una organización narco financió la compra de cuatro toneladas de marihuana en Jamaica con el aporte que dieron inversionistas costarricenses desconocidos.

Charles Brautigham es señalado como uno de los líderes de la organización. Este acusado se abstuvo de declarar al inicio del debate. Foto Rodolfo Martín

El dato lo reveló el martes anterior un agente de la Policía de Control de Drogas (PCD) durante un juicio que se realiza en los Tribunales de Limón, contra 10 personas, sospechosas de conformar una banda que se dedicaba a introducir marihuana por vía marítima.

Según la declaración del agente, cuya identidad se pidió mantener en el anonimato, durante la investigación detectaron que el grupo buscó "socios" dispuestos a aportar dinero, con la posibilidad de obtener "jugosas ganancias" o a perderlo en caso de que la embarcación zozobra en altamar, o que fuera interceptada por las autoridades.

El oficial no suministró muchos detalles de cómo fue la recolección del dinero, ni tampoco quiénes fueron las personas que aportaron la plata, pues alegó que podría afectar otras pesquisas en curso.

La declaración la rindió en un juicio en el cual figuran como principales imputados los primos hermanos Lindell Brautigham Moses, de 36 años, alias Patrón, y Charles Brautigham Sambola, de 41, apodado Charly. Ambos son señalados como los líderes de esta banda.

Además están acusados Kevin Mark Brautigam Downs, Randall de Jesús Hernández Fonseca, Jason de Jesús Núñez Solano, Lorenzo Antonio Miranda Zúniga, Marlon Bryan Cole, Rónald Antonio Chávez Venegas, Jefferson Chavarría Sánchez (era oficial del Servicio Nacional de Guardacostas) y María del Rosario Bermúdez Hurtado.

A todos se les atribuye el delito de tráfico internacional de drogas, cuyas penas van de 8 a 15 años de prisión.

Este juicio empezó el pasado 26 de febrero y es el primero que se realiza contra una organización catalogada como peligrosa en el recién inaugurado edificio de los tribunales en Limón.

Los juicios de alto riesgo se estaban realizando en Goicoechea por razones de seguridad, pero por disposición del Poder Judicial, ahora deberán volver al Caribe.

El juicio se realiza en las nuevas salas de juicio de los Tribunales de Limón y cuentan con mucha seguridad de parte de oficiales de cárceles del OIJ y de la Fuerza Pública. Foto de Rodolfo Martín
Grupo logró trasiego

La desarticulación de la banda de los Brautigam se concretó en octubre del 2015, pocos días después que el grupo logró precisamente introducir el cargamento de cuatro toneladas de marihuana.

El oficial de la PCD narró en el debate que desde un año antes estaban investigando esta banda y con base en intervenciones telefónicas supieron del trasiego que vendría de Jamaica.

Puntualizó que para el momento en que se desarticuló el grupo, Lindell Brautigam estaba preso en la Unidad de Admisión de San Sebastián por otro caso y su primo Charles en la cárcel modelo de Panamá, en espera de ser extraditado a Costa Rica.

"Ambos usaron las comunicaciones telefónicas para ultimar los detalles de ese embarque", dijo el policía.

El agente precisó que la organización recogió el dinero que aportaron los "inversionistas" y lo enviaron a Jamaica por medio de empresas remeseras. En total compraron un cargamento de 4.100 kilos de marihuana.

La lancha atracó en Jamaica la noche del 2 de octubre del 2015, según las investigaciones.

El oficial de la PCD dejó claro que todos estos detalles eran conocidos casi en tiempo real por las autoridades gracias a que mantenían intervenidos los teléfonos de los líderes y sus principales allegados y llegaron a conocer con anterioridad que la embarcación regresaría a Limón el 11 de octubre del 2015, en la madrugada.

El testigo relató que tenían todo preparado para capturar esa nave, pero cuando solicitaron el apoyo de las lanchas del Servicio de Guardacostas, por razones que dijo desconocer, las patrulleras se atrasaron en llegar.

"Cuando intervinieron la lancha de nombre Sayshi, de 28 metros de largo y con dos motores, estaba vacía", dijo.

La droga fue transportada en vehículos a bodegas donde, luego, de la misma manera, fue distribuida entre personas desconocidas.

Con base en las pruebas en poder de las autoridades fue que se procedió a capturar a los sospechosos que estaban libres y a imputar a los Brautigam, que permanecían en las cárceles.

Este debate seguirá este viernes con la continuación de la declaración del agente.

El tribunal que dirige el debate está integrado por Carlos Alvarez, quien preside, Marbely Porras y José González.

Jamaiquina desplazó a la colombiana

La marihuana jamaiquina, calificada por los consumidores como de mejor calidad, desplazó en los últimos siete años a la marihuana procedente de Colombia.

Según informes elaborados por el Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD) en el 2015 y el 2016 fue la provincia de Limón donde más hierba se decomisó, pues es ahí donde desembarcan los cargamentos que son traídos de Jamaica.

En la costa del Caribe fueron incautadas durante el 2015 seis toneladas y en el 2016 la cifra ascendió a 11 toneladas.

El cargamento más reciente decomisado por las autoridades se produjó el jueves 1.° de marzo en el mar Caribe, a 302 millas náuticas (486 kilómetros) de las costas de Limón.

El pasado jueves 1°. de marzo fueron detenidos tres individuos en una lancha con 1.228 kilos de marihuana. La lancha procedía de Jamaica y el destino era Limón. Foto de Rodolfo Martín

Se trata de embarcación Sea Phantom, con matrícula costarricense y propiedad de una mujer limonense, la cual trasladaba 1.228 kilos de marihuana, que procedían de Jamaica.

Por este caso se detuvo a tres hombres de apellidos Morris Hansapk, Sean Pullar y Robles Ulloa.

El viaje de Limón a Jamaica tiene una duración de 20 horas. Se trata de un recorrido de 570 millas náuticas (1.055 kilómetros) y para las autoridades las embarcaciones gastan en promedio 12.000 litros de gasolina.

En Jamaica un kilo de marihuana tiene un costo de $50 (¢28.600), mientras en Costa Rica, ese mismo kilo lo venden entre $300 (¢171.600) a $400 (¢228.800).

Informes en poder de la Policía de Control de Drogas (PCD) indican que los capitanes de las embarcaciones que viajan a Jamaica puede percibir un pago ¢ 7 millones, en tanto que los tripulantes reciben ¢5 millones.