Eillyn Jiménez B..   27 julio
Wilson fue arrestado por la Policía después de agredir a su hermana y asesinar al perro. Foto: Archivo/ MSP para LN

La Asociación Cinológica Autónoma Nacional de Costa Rica teme que el asesinato de un perro en Pavas, San José, el 30 de marzo de este año, quede impune.

El temor de esta organización obedece a la “desaparición” del sospechoso de los hechos, quien no ha sido ubicado por las autoridades judiciales.

Gustavo Corella, abogado de la entidad dedicada al estudio de los perros domésticos, manifestó que a inicios de semana realizaron un seguimiento del caso y, en ese momento, fueron informados de que no se tiene rastro del imputado, de apellidos Wilson Bent.

Agregó que la representación legal de la Asociación fue notificada por la Fiscalía de que se solicitó al Juzgado Penal de Pavas declarar en rebeldía al hombre, de 22 años.

“En estos casos, por el tipo de penas, normalmente no se aplican medidas cautelares, pero nosotros teníamos temor de que esta persona se fugara, porque no tenía arraigo en el país y era de origen nicaragüense.

"Ahora, que nos informan de que no aparece, cabe la posibilidad de que se haya ido y como en Costa Rica no se puede juzgar a nadie en ausencia, muy posiblemente el caso va a colapsar”, explicó Corella.

La necropsia que se le practicó al animal, financiada por la Asociación, reveló que el can murió a causa de golpes, pero luego del deceso, al parecer, Wilson le hizo una perforación en el pecho y le sacó el corazón.

La pesquisa indica que Wilson agredió previamente a su hermana, y luego, en represalia, le mató al perrito.

Este caso permanece en investigación dentro del expediente 19-378-1275-PE, ya que la ley penaliza con cárcel la muerte y crueldad animal desde el 11 de junio del 2017.

Sin embargo, tanto las autoridades judiciales como los representantes de instituciones que combaten la crueldad animal, han reiterado en varias ocasiones que hay carencias de personal y de recursos materiales para atender estos casos.

Precisamente, en marzo anterior, Wálter Espinoza Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), aseguró en una entrevista con La Nación que la entidad ha hecho lo posible para atender las 227 denuncias recibidas sobre hechos delictivos que afectan animales.

#related

Añadió que han apelado a la colaboración del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa), algunas ONG y veterinarios con los conocimientos necesarios.

El funcionario destacó que en San José tienen a un grupo especializado para atender delitos relacionados con animales, pero que regionalmente asignan un equipo según el rol de distribución de trabajo.

Asimismo, agregó que aunque Senasa, institución que les ayudó con las necropsias hasta noviembre anterior, ha sido colaboradora con el Poder Judicial, cuenta con capacidad limitada y eso complica la situación en la actualidad.

Senasa detalló que la funcionaria del laboratorio con conocimientos en patología se encuentra fuera del país cursando una especialidad que es de interés de la institución e informó de que han ofrecido al OIJ capacitaciones de enfermedades zoonóticas y de captura, manipulación, transporte humanitario, examen objetivo general básico, tenencia responsable y toma de muestras de animales, con el fin de que adopten las previsiones para el ejercicio de sus funciones.

Por su parte, la Fiscalía indicó que tampoco cuenta con una unidad especializada en materia animal, pero asegura que todas la sedes en el territorio nacional están facultadas para recibir denuncias.

Al aprobarse la ley hace 20 meses, se introdujo una nueva sección en el Código Penal en la que se constituyeron tres delitos, penados con cárcel, que castigan la crueldad animal, la muerte dolosa (derivada de la crueldad y las peleas) y las peleas de animales.