Judiciales

Video y huellas vinculan a asistente de enfermería con sustracción de vacunas en Alajuela

Guarda también fue detenido, ya que laboraba en el turno en el que se registró el aparente ilícito

Las tomas de un video, así como la localización de huellas en un recinto fueron elementos claves para que el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) vinculara a un asistente de enfermería de la sede del Área de Salud Alajuela Sur, en San Rafael de Alajuela, con la sustracción de 264 dosis de la vacuna de Pfizer contra la covid–19.

El hombre, de apellidos Vásquez Pérez y de 33 años, fue detenido el sábado pasado en las afueras de un inmueble en San Rafael de Alajuela, poco después de que le allanaran su casa, en esa misma localidad.

Dentro de la vivienda, detalló la Policía Judicial este martes, no se encontraron las dosis, por lo que el paradero de las mismas aún es incierto.

Paralelamente, se capturó a un guarda de seguridad, apellidado Chaves Araya (38 años), quien laboró en el turno de noche del 27 de julio pasado, cuando se registró el presunto hurto agravado, como califica hasta ahora los hechos la Fiscalía Adjunta de Alajuela.

“De acuerdo con las pesquisas que hemos realizado, la eventual participación de estas personas se relaciona con sus actividades funcionales y con su presencia en el sitio cuando ocurrieron los hechos (...).

“Las investigaciones permitieron detectar que efectivamente hubo una apertura ilegítima o irregular del sitio donde se resguardaban 44 viales que contenían 264 dosis de vacunas contra la covid–19, esto el pasado 27 de julio, aproximadamente a las 8 p. m.

“Adicionalmente, logramos obtener unas tomas de video que nos permiten ubicar a Vásquez en el sitio en horas que coinciden con el momento de la sustracción y también localizamos huellas suyas en un recinto cercano al sitio donde se mantenía el aprovisionamiento de estas vacunas”, explicó Wálter Espinoza Espinoza, director del OIJ.

El jerarca recordó que el caso fue asumido por la Policía Judicial el 28 de julio anterior, cuando la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) interpuso la denuncia, luego de detectar el faltante.

Precisamente, luego de que se dieran a conocer las aprehensiones, la CCSS informó por medio de su oficina de prensa que “la institución esperará el proceder correspondiente”.

Espinoza agregó que otro de los fundamentos para vincular a Vásquez y Chaves con la sustracción fue la versión de varios testigos, por lo cual, junto con la Fiscalía, tramitaron las diligencias respectivas.

Medidas cautelares

Posterior a las capturas, el Ministerio Público realizó las indagatorias correspondientes y solicitó ante el Juzgado Penal de Alajuela diversas medidas cautelares para los hombres; no obstante, solo Vásquez cumplirá con ellas.

Él estará suspendido de su cargo, deberá presentarse a firmar periódicamente, tiene una prohibición para ingresar al centro médico, así como salir del país y comunicarse, amenazar o perturbar a los testigos.

Chaves, por su parte, seguirá ligado al proceso, pero no cumplirá con ninguna medida cautelar mientras avanza la investigación, la cual se desarrolla dentro del expediente 21-003029-057-PE.

“Por ahora, la investigación avanza en la etapa de recolección y análisis de prueba, por lo que, en apego al artículo 295 del Código Procesal Penal, no es posible brindar más detalles”, precisó la institución por medio de su oficina de prensa.

El OIJ añadió que las pesquisas permanecen en desarrollo y que se espera incautar las 264 dosis de vacunas sustraídas, tomando en cuenta que es un “elemento probatorio muy importante” y que además su suministro por la libre genera un riesgo a la salud pública.

“Instamos a la población para que en caso de que les ofrezcan algún tipo de medicación relacionada con esta sustracción llame de inmediato a la línea confidencial del OIJ (800–8000–645) y que nos informe del hecho o que se presenten a cualquiera de las delegaciones del OIJ del país”, manifestó Wálter Espinoza.

El director de la Policía Judicial mencionó que el personal del Área de Salud Alajuela Sur también le pidió advertir sobre los riesgos de suministrar u obtener dosis que no son manejadas por un centro médico.

“Estas dosis en condiciones irregulares pueden ser peligrosas para la salud, pueden provocar graves perjuicios y, adicionalmente, podrían implicar algún tipo de responsabilidad penal para la persona que capta o recibe una vacuna que fue ilegítimamente obtenida.

“Por ello, en aras de preservar la salud, la integridad física y para evitar problemas de orden jurídico, lo conveniente es rechazar cualquier invitación o cualquier ofrecimiento de adquisición de vacunas en condiciones irregulares y comunicar a la Policía Judicial si se recibe un ofrecimiento”, puntualizó Espinoza.

Con orden de captura

La detención de Vásquez el sábado anterior no fue la primera, ya que el viernes el OIJ lo aprehendió porque tenía una orden de captura.

El Ministerio Público detalló que, al parecer, este sujeto no se había presentado a actualizar sus datos personales por una causa de violencia doméstica que se tramita en su contra dentro del expediente 19–000920–305–PE.

La Policía Judicial dijo ese día que la captura ocurrió durante las diligencias de investigación de la sustracción de las dosis de la vacuna contra la covid–19, cuando se percataron de que el individuo tenía una orden de captura activa.

Información actualizada a las 4:38 p. m. con más datos de las autoridades.

Eillyn Jiménez B.

Eillyn Jiménez B.

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de Las Américas. Estudiante de la Licenciatura en Comunicación de Mercadeo. Escribe sobre sucesos.