Judiciales

Asaltantes de remesero que mataron a custodio y a joven madre condenados a 85 años de cárcel

Sentencia se dictó este miércoles por la tarde en Tribunales de Pococí donde hubo fuertes medidas de seguridad

A las 2 p. m. en los Tribunales de Pococí se leyó la sentencia que condenó a los seis acusados de dos homicidios ocurridos en el asalto a un camión remesero en Cariari. Foto: Reiner Montero.

El Tribunal Penal de Pococí dictó esta tarde 85 años de prisión contra cada uno de los seis miembros de una organización criminal, acusada de asesinar el 15 de mayo del 2021 a un custodio y a una joven que estudiaba para ser asistente de Educación Preescolar, durante el fallido asalto a un camión remesero en Cariari de Pococí.

Según el Tribunal, los videos de seguridad fueron determinantes para aclarar lo ocurrido y declarar como autores responsables de los hechos a los seis sujetos que fueron detenidos horas después del asalto por parte de la Fuerza Pública. Dentro de la buseta en que llegaron los delincuentes, la Policía Judicial encontró pasamontañas y casquillos de fusil AK-47.

La sentencia se leyó en medio de fuertes medidas de seguridad y solo hubo un ligero retraso porque Adrián Madrigal, uno de los imputados, no pudo estar presencialmente por estar con covid-19, de modo que se tuvo que hacer un enlace por videoconferencia al centro penal Terrazas, en Alajuela, donde está recluido.

En esa acción perdieron la vida el custodio Hernaldo Gutiérrez Arburola, de 32 años, y Sharon Hernández Alpízar, de 19 años, quienes estaban al frente de la sucursal del Banco Nacional, en Cariari de Limón, al mediodía de aquel sábado en que la banda llegó a perpetrar el asalto al camión remesero. La mujer era una joven madre que murió de manera colateral, cuando pasaba por el sitio con su hija de dos años a quien protegió de las balas.

Los sentenciados fueron Luis González Gómez, Olger Francisco Pérez Carranza, Jafet Bustos Chavarría, Ángel Gabriel Salas Herrera, Adrián Madrigal Víquez y Kendrick Wilson Cordero Díaz, Además de los homicidios, se les condenó por tentativas de homicidio y robo agravado.

En la sala magna de los Tribunales de Pococí, donde se leyó la sentencia estaban Yadira Arburola, madre del custodio asesinado y Lizeth Alpízar, madre de la joven Sharon Hernández. Arburola expresó que nada le devolverá a su hijo, pero al menos estima que se hizo justicia contra los sujetos que le quitaron la vida. Ella viajó desde Ciudad Neily, Corredores, donde vive desde hace muchos años, con el fin de escuchar el desenlace de lo que afirma ha sido una pesadilla.

Por su parte Lizeth Alpízar, afirmó que desde que comenzó este juicio, a finales de febrero, ha sido muy duro para ella estar frente a quienes se llevaron la vida de su hija, viendo videos y fotos, así como testimonios que recreaban lo ocurrido. Dice que con la ayuda de Dios trata de salir adelante y criar a su nieta. “Con la pena máxima me siento más que satisfecha, porque se hizo justicia”, dijo.

El 4 de marzo la Fiscalía Adjunta de Pococí había solicitado 100 años de prisión por las tentativas de homicidio, 70 años por los asesinatos y 10 años por el robo agravado, para un total de 180 años de cárcel para cada uno; sin embargo, por dudas, el Tribunal los absolvió de dos de las seis tentativas de homicido acusadas, por lo que la pena les quedó en 85 años, de los que descontarán 50 cada uno, que es el tope máximo que contempla nuestra legislación.

El dia de los hechos, cinco de los implicados se bajaron de una buseta para robarse una tula que unos custodios trasladaban al Banco Nacional de Cariari, mientras que otro los esperaba en el vehículo estacionado muy cerca del banco.

Al arribar el vehículo blindado, los sujetos se bajaron de la buseta y abrieron fuego contra el remesero para robar el dinero. Usaron un fusil de asalto AK-47, dos pistolas nueve milímetros y un revólver. Al observar que no lograron su cometido, se montaron en la buseta y huyeron, pero a kilómetro y medio el vehículo tuvo un desperfecto mecánico, por lo que tuvieron que dejarlo abandonado y adentrarse a pie en una finca, en la cual estaba un auto esperándolos para completar la huída.

No obstante, los vecinos de esa finca observaron movimientos extraños, por lo que alertaron a la Policía y esa presencia frustró los planes de los ladrones. Ellos intentaron burlar a las autoridades al esconderse en un zanjón y cubrirse con maleza, pero fueron descubiertos y detenidos cuatro horas después del mortal intento de asalto.

En paralelo, los oficiales también encontraron armas y prendas de vestir enterradas muy cerca del sitio en donde pretendieron ocultarse.

El tiroteo que protagonizaron los asaltantes a pleno día y en medio de un zona comercial y muy transitada cobró la vida de Sharon Hernández, quien era vecina de Pococí y realizaba unos mandados.

Johan Agüero, compañero sentimental de Sharon, dijo que los tres venían de la finca de su padre y aquel sábado se dirigían a un cumpleaños, por lo que pasaron a comprar un regalo.

Poco antes de abordar un taxi, él fue a revisar cuánto le quedaba en su tarjeta de dinero y fue ahí cuando en cuestión de segundos su vida cambió para siempre.

“No caminé ni cinco metros cuando empezaron las detonaciones, yo lo único que deseaba era que mi esposa y mi hija estuvieran bien. La niña me gritó, corrí hacia ellas y mi hija tenía sangre en la ropita, la revisé por todos lados y lo que la hacía era llorar era el susto. Pero mi esposa estaba fallecida, ella lo que hizo fue darse la vuelta para cubrir a nuestra hija, tuvo mucha valentía”, dijo en una entrevista con La Nación poco después del asesinato de Sharon.

“Mi hija es el pedacito que me quedó de ella, es igualita y ella le enseñó muchas cosas. Para la edad que tiene es increíble lo que sabe, los colores en inglés, contar hasta 15, las vocales y hasta cantar cumpleaños en español y en inglés. Ya sabe dibujar y pintar”, narró Agüero el 19 de mayo del 2021.

Sentencia por caso de asalto a remesero. El Tribunal lo integraron Jeanethe Mena, Julio Badilla y Juan José Bonilla FotoÑ Reiner Montero
Hugo Solano C.

Hugo Solano C.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.