Eillyn Jiménez B..   13 octubre, 2020
Vargas fue detenida en octubre del 2018 como sospechosa del asesinato. Foto: Archivo/ OIJ

Una ama de casa fue condenada a 25 años de cárcel por participar en el asesinato de su compañero sentimental, en mayo del 2018, para apropiarse de sus bienes.

La mujer, identificada como Ingrid Marcela Vargas Castillo (41 años), aceptó su participación en los hechos y, junto a otras dos personas, se sometió a un proceso abreviado.

Uno de los imputados que evitó ir a juicio fue su hermano, Jorge Luis Vargas Castillo (31), quien, al igual que Randall Humberto Talavera Traña (34), optaron por asumir su responsabilidad para obtener una pena menor.

”Ingrid Vargas Castillo, Jorge Vargas Castillo y Randall Talavera Traña aceptaron que participaron en el asesinato y se sometieron a un procedimiento especial abreviado, con el que se les condenó de manera inmediata a 25 años de cárcel a cada imputado, sin necesidad de participar en el juicio.

"Dicho proceso se realizó el pasado 15 de setiembre”, precisó el Ministerio Público en un comunicado de prensa.

La víctima en este caso fue José Gerardo Montoya Corrales, un chancero de 65 años.

Pago de ¢3 millones

En tanto, otras dos personas prefirieron ir a juicio y, por ello, deberán descontar 35 años de cárcel cada una, pena máxima por el delito de homicidio calificado.

Así se desprende del por tanto emitido por el Tribunal Penal de Heredia, el viernes anterior.

Se trata de Verónica de Los Ángeles Céspedes Valverde, de 32 años, y Édgar Delfín Matarrita Arguedas (25).

De acuerdo con la acusación del Ministerio Público, Céspedes y Jorge Castillo acordaron el pago de ¢3 millones a Talavera y Matarrita para que asesinaran a Montoya.

“Los hechos ocurrieron antes del 27 de mayo del 2018, cuando los imputados idearon un plan para asesinar al ofendido y poder quedarse con sus bienes.

“El Ministerio Público presentó prueba contundente para evidenciar que Vargas (hombre) y Céspedes contactaron a Talavera y a Matarrita para que acabaran con la vida de la víctima, a cambio de recibir ¢3 millones”, explicó la Fiscalía en un boletín de prensa.

De acuerdo con la investigación, ese 27 de mayo, Jorge Vargas trasladó en un carro a Talavera y a Matarrita hasta San Rafael de Heredia.

Al parecer, cuando llegaron al lugar, esperaron un rato y, cuando Montoya salió de su vivienda, le dispararon y huyeron.

Mientras ambas sentencias quedan en firme, los imputados permanecerán en prisión preventiva.