Judiciales

Alta rotación de personal dentro del Poder Judicial 'perjudica’ la justicia que se imparte en el país

Tercer Estado de la Justicia asegura que constantes traslados no permiten la especialización ni capacitación de los funcionarios en puestos específicos. Se realizan casi 3.000 movimientos cada mes

En el Poder Judicial, un funcionario que ejerce un día como fiscal, podría ocupar en la siguiente semana el puesto de un juez, o viceversa.

Esta alta rotación interna del personal pone en entredicho la calidad de justicia que se imparte en el país, señala el Tercer Informe Estado de la Justicia, dado a conocer el lunes pasado.

¿Por qué? Según ese documento, los constantes movimientos de funcionarios dificultan tanto su especialización como su capacitación en un puesto específico, lo cual genera dudas sobre la idoneidad del trabajador y, más allá, provoca desconfianza en el sistema.

En el informe se explica de la siguiente manera:

"El cambio constante de puestos le impide al personal consolidar su conocimiento para ejercer las labores que tiene asignadas. Puede suceder que alguno de los jueces suplentes no tenga conocimiento de la materia o del caso en particular, ya que no ha tenido tiempo de revisar el expediente para el juicio porque fue llamado de emergencia y sin previo aviso”.

Esa situación viene a “perjudicar” de forma directa el derecho a la justicia de los usuarios, criticó el informe.

"Estos cambios frecuentes en el personal dificultan hasta la experiencia requerida en las diferentes jurisdicciones, las capacitaciones, la curva de aprendizaje y el trato personalizado a la ciudadanía, entre otros aspectos”.

Movimientos comunes

En un momento en el que las contrataciones en el Poder Judicial decrecen todos los años, la entidad debe buscar la manera de cubrir todas sus funciones con la planilla que ya tiene.

Por eso, echa mano de las acciones de personal, las cuales le permiten, entre otras cosas, hacer traslados de funcionarios entre las diferentes instituciones o despachos.

En el 2017, por ejemplo, se realizaron más de 44.000 acciones de personal; es decir, un promedio de 2.739 movimientos de forma mensual, salvo en julio del 2017 que se hicieron 5.525 acciones .

Dichos papeleos incluyeron ascensos, renovación de nombramientos y egresos, pero, en su mayoría, se trató de sustituciones de jueces, auxiliares judiciales, técnicos judiciales y coordinadores judiciales.

En el informe explicaron estas sustituciones como una cadena:

"Si una persona recibe la notificación de que el juicio que ha esperado durante dos años se llevará a cabo en determinada fecha, pero en esa misma semana la jueza propietaria a cargo de su caso se enferma, se nombra a otra persona de la lista de elegibles por ese período de incapacidad.

"Podría suceder que esta sustitución la realice alguien que es fiscala y, como ella también tenía audiencias programadas para esa semana, deberán nombrar, a su vez, una sustitución temporal para que atienda las acusaciones que ella tenía en dichos juicios.

“En este caso, la sustitución podría recaer en un fiscal de una oficina territorial, que a su vez necesitará un reemplazo en dicho lugar, y así continúa la cadena”.

Miles de acciones de personal

Debido a que las contrataciones en el Poder Judicial se han visto disminuidas, la Administración ha tenido que echar mano a los movimientos internos para poder cumplir con sus funciones

FUENTE: Estado de la Justicia    || Aquí C.F. y JC. aA. / LA NACIÓN.

Según indicó, hay meses en los que son más comunes esas sustituciones, tales como enero, abril, julio y octubre. “Coinciden con periodos de vacaciones o festividades, generalmente”, apuntó.

En cuanto a la duración de los nombramientos temporales, el Estado de la Justicia señaló que, en promedio, es de ocho días.

Más específicamente, entre el 2010 y el 2018, los nombramientos de un día o menos se duplicaron, al pasar de 17% a 34%. En el otro extremo están las que abarcaban la contratación por más de una semana, pero menos de un mes: 25%

"Esta información sugiere que los nombramientos cortos implican un mayor desgaste en términos de gestión del talento humano, aunque signifiquen una solución momentánea ante carencias temporales de personal en ciertas áreas.

“Las personas encargadas de la gestión deben tramitar contratos en muy poco tiempo y monitorear los cambios en múltiples áreas de manera constante”, resaltó el informe.

Katherine Chaves R.

Katherine Chaves R.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.