Carlos Arguedas C.. 19 junio
La captura del administrador de un albergue se hizo luego de una investigación que inició en setiembre pasado. Foto Cortesía de OIJ
La captura del administrador de un albergue se hizo luego de una investigación que inició en setiembre pasado. Foto Cortesía de OIJ

El administrador de un albergue para personas adictas fue detenido este miércoles por oficiales del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), como sospechoso de explotar laboralmente a los residentes de ese centro.

Se trata de un hombre de 60 años, de apellidos Rovira Fuentes, aprehendido durante el allanamiento al centro de rehabilitación ubicado en las inmediaciones de la clínica Marcial Fallas en Desamparados, San José.

En el establecimiento residían unas 70 personas, a las que, supuestamente, Rovira obligaba a laborar en la venta de productos desde las 6 a. m. y hasta las 8 p. m. Además, se presume que cobraba a las personas cerca de ¢25.000 adicionales por semana, por permitirles dormir en el lugar.

Marisel Rodríguez, vocera del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), explicó que la investigación por este caso comenzó en setiembre del año anterior, luego de que se recibiera una denuncia confidencial.

Explicó que la pesquisa estuvo a cargo de oficiales de la Sección de Delitos contra la Vida, Trata y Tráfico de Personas.

El delito que se investiga es trata de personas con fines de explotación laboral, que es sancionado en el artículo 172 del Código Penal con pena de prisión de seis a diez años.

“Según la investigación que inició en setiembre del año pasado, una persona que fue detenida el día de hoy y que tiene 60 años, reclutaba de alguna manera a personas en condición vulnerable.

"Personas que viven en la calle que son normalmente adictos a algun tipo de droga y, aparentemente, para llevarles un proceso de saneamiento, lo que hacía era que los ponía a trabajar, al parecer, desde las 6 a. m. hasta las 8 p. m., esto sin ningún tipo de retribución”, manifestó Marisel Rodríguez.

En el lugar se decomiso dinero en efectivo y aparatos electrónicos.

“Se tiene información que esta persona reclutaba extranjeros que también estaban en la misma condición, por lo cual los compañeros investigadores están apelando a aquellos que han sido víctimas de este mismo delito, que lleguen al OIJ a poner la respectiva, pues se estima que puede haber muchos otros casos”, concluyó la vocera del OIJ.