Eillyn Jiménez B.. 23 octubre
Esta fue parte de la evidencia decomisada el 8 de agosto del 2019, cuando se detuvo a Cerdas, luego de que el OIJ allanó dos casas y una oficina. Foto: Archivo/ OIJ
Esta fue parte de la evidencia decomisada el 8 de agosto del 2019, cuando se detuvo a Cerdas, luego de que el OIJ allanó dos casas y una oficina. Foto: Archivo/ OIJ

Un abogado, conocido por defender el uso recreativo de la marihuana, afrontará un juicio del 26 de octubre al 4 de noviembre por los presuntos delitos del cultivo y suministro de esa droga.

El debate se realizará en el Tribunal Penal de Alajuela, informó el departamento de prensa del Poder Judicial.

De acuerdo con la investigación de este caso, el hombre, de apellidos Cerdas Salazar, aparentemente “se dedicó a cultivar marihuana en su propiedad y la suministraba en cuatro formas: raíces o semillas, hojas, fruto (cripy) y en aceite”.

El 8 de agosto del 2019, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) allanó dos casas y una oficina en el centro de Alajuela, donde decomisaron 12 plantas de marihuana, ocho kilos de marihuana cripy, así como dos kilos de semilla, hojas y tallos de esa planta.

Además, se encontraron varios elementos usados para el cultivo de ese estupefaciente, como lámparas, abanicos, equipos eléctricos y de riego, un horno y una cocina.

“El 8 de agosto del 2019, la Fiscalía dirigió los allanamientos en los que se incautaron un horno y una cocina, los cuales, en apariencia, eran utilizados para la transformación de la marihuana”, precisó el Ministerio Público en abril de este año, cuando solicitó la apertura a juicio.

Según el ente acusador del Estado, en los inmuebles también se encontraron cuatro armas de fuego.

De acuerdo con la Fiscalía, el expediente 18-004676-057-PE, en el que figura Cerdas como imputado, se abrió el 21 de setiembre del 2018, fecha en la que se detectó que el abogado, al parecer, cultivaba marihuana en su propiedad que después suministraba en raíces o semillas, hojas, cogollos y aceite.

"Las diligencias investigativas determinaron que el sospechoso solo le permitía a personas de suma confianza ingresar a su casa, presuntamente, para que no pudieran observar todos los elementos que poseía.

“El OIJ pudo recabar prueba de importancia, la cual se incluyó al expediente que se sigue en contra de Cerdas”, precisó la institución.

Según el artículo 58 de la ley sobre estupefacientes, el hombre se expone a una pena de ocho a 15 años de cárcel.

Ese apartado establece el castigo de prisión "a quien, sin autorización legal, distribuya, comercie, suministre, fabrique, elabore, refine, transforme, extraiga, prepare, cultive, produzca, transporte, almacene o venda las drogas, las sustancias o los productos referidos en la ley, o cultive las plantas de las que se obtienen tales sustancias o productos.

“La misma pena se impondrá a quien, sin la debida autorización, posea esas drogas, sustancias o productos para cualquiera de los fines expresados, y a quien posea o comercie semillas con capacidad germinadora u otros productos naturales para producir las referidas drogas”.

En el sitio fueron decomisadas 12 plantas de marihuana. Foto: Archivo/ OIJ
En el sitio fueron decomisadas 12 plantas de marihuana. Foto: Archivo/ OIJ
Conocido de las autoridades

Antes de que se abriera esta investigación, Cerdas había sido detenido en otras cinco ocasiones por cultivo de la hierba, sin que se le comprobara delito alguno.

En el 2013, Cerdas fue sobreseído por parte del Ministerio Público, mientras que en el 2016 fue a juicio por cuatro presuntos delitos de cultivo para tráfico, pero fue absuelto.

En aquella ocasión, la Fiscalía solicitó 24 años de cárcel contra el jurista. Sin embargo, ese Tribunal concluyó que no había pruebas de que el cultivo se hubiera usado para la venta.

Los jueces apuntaron que sembrar marihuana para consumo personal es ilegal, pero no delito.

“Cultivé marihuana para colaborar con un movimiento cannábico, para que los costarricenses se dieran cuenta de que el cultivo era legítimo”, declaró Cerdas a La Nación, luego de ser absuelto en el 2016.

El Ministerio Público apeló, sin éxito, esta sentencia.

Incluso, en el 2018 el caso elevó a Sala Tercera, donde tampoco prosperó su intento de enviar a prisión al abogado.

Los magistrados de Casación Penal expusieron que el reclamo del fiscal fue “una incorrecta valoración de la prueba (...). Aunque formalmente plantea su alegato como la existencia de precedentes contradictorios, el gestionante no logra demostrar en qué aspectos radica la misma”.

Tras cumplir casi cuatro meses de prisión preventiva y quedar absuelto en el 2016, Cerdas afirmó en aquel momento que no volvería a plantar cannabis.