Yeryis Salas.   27 agosto
Los locales tienen tres meses para acatar las órdenes de desalojo. Foto con fines ilustrativos.

Cincuenta ranchos que invaden un área protegida en Pavas, San José, deberán ser derribados por orden un juez.

La medida la impuso el Juzgado Penal de Pavas el 17 de agosto que le dio tres meses a los habitantes para acatarla.

El asentamiento está ubicado en la Urbanización Bribri, en la localidad de Lomas del Río, sobre un terreno del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU).

Además de estar en una propiedad estatal, los ranchos invaden el margen de protección de 50 metros del río Tiribí, determinó la Fiscalía Adjunta Agrario Ambiental.

Desde el 2014, personas no identificadas se ubicaron en la finca. Allí hubo tala de árboles y movimiento de suelo para construir los ranchos, los cuales impiden la regeneración natural que por ley debe existir en el sitio, al tratarse de un área protegida.

La Fiscalía Ambiental indicó que no precisará la cantidad de individuos que serían desalojados, “por un asunto de seguridad tanto para las personas que permanecen en el área invadida, como de las personas que ejecutarán el desalojo”.

El Ministerio Público también logró el pasado 5 de julio que se ordenara la demolición de una casa en construcción por estar al borde de una quebrada en Concepción de Alajuelita. En aquella ocasión el caso llegó hasta el Tribunal Penal, también de Pavas.