Por: Carlos Láscarez S..   22 febrero

Un joven de 21 años con supuestos problemas mentales asesinó a cuchilladas, la noche de este jueves, a su padre de 54 años dentro de su casa de habitación.

El crimen ocurrió a las 7 p. m. en la urbanización Garabito, en La Aurora de Alajuelita, luego de que al parecer se escucharon gritos por parte de la víctima, identificada como Marvin Morales Sánchez.

Un hijo con aparentes problemas mentales asesinó de varias cuchilladas dentro de su casa de habitación en La Aurora de Alajuelita. Oficiales de la Fuerza Pública custodiaron la escena. Foto: Mayela López
Un hijo con aparentes problemas mentales asesinó de varias cuchilladas dentro de su casa de habitación en La Aurora de Alajuelita. Oficiales de la Fuerza Pública custodiaron la escena. Foto: Mayela López

Trascendió que Morales laboraba en el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). Era administrador de empresas con énfasis en Contabilidad y Finanzas.

Érick Calderón, director regional de la Fuerza Pública de San José, manifestó que el joven agresor al parecer había sido tratado por problemas mentales y esquizofrenia, versión que es investigada por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

"Ellos estaban solos dentro de la vivienda. Una vez que atacó al papá con arma blanca, el joven llamó por teléfono a su mamá y a un hermano, quienes de paso alertaron a la Fuerza Pública. Una vez en el lugar, tomamos control de la casa y se le ubica. No estaba agresivo ni nada, solo un poco perturbado", explicó Calderón.

El jefe policial añadió que el sospechoso, de apellidos Morales Álvarez, había enfrentado un caso por agresión con arma contra un tercero y que años atrás, cuando era menor de edad, estuvo detenido por unos dos años. El joven quedó bajo custodia policial mientras se determina a cuál centro penal será trasladado, luego de que sea valorado por especialistas.

Caso similar. El pasado 31 de enero, pero en barrio La Trinidad, en El Guarco de Cartago, un joven de 24 años con problemas mentales acabó, de 11 puñaladas, con su madre, Sonia María Navarro Rojas, de 67 años.

La señora fue hallada sin vida dentro de su casa, en la que estaba también su hijo, el sospechoso principal, que estaba lleno de sangre y con algunas heridas porque, de acuerdo con los agentes judiciales, intentó quitarse la vida una vez que asesinó a su mamá en la casa donde vivían solo ellos dos.

En este caso, el sospechoso había sufrido de problemas mentales desde que tenía 13 años, según comentó un día después del hecho, Jeimy Rojas Navarro, otra hija de la fallecida.

"Mi mamá lo adoraba, era el bebé de ella. Era el menor de los siete hermanos. Ella decía que se sentía bien con él, porque se hacían compañía", expresó Rojas.

La hermana contó que el joven se dedicaba a cortar zacate, jalar escombros o trabajar en huertas de vecinos. Sobre el padecimiento, detalló que primero les dijeron que era esquizofrenia, pero luego les hablaron de un trastorno de personalidad.