Eillyn Jiménez B.. 8 octubre, 2018
Las autoridades han repartido 3.500 raciones de alimentos a los afectados. Foto: CNE para LN
Las autoridades han repartido 3.500 raciones de alimentos a los afectados. Foto: CNE para LN

La saturación de suelos y el pronóstico de más lluvias a partir del próximo miércoles mantiene en alerta a la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), que dejó activa su estructura operativa mientras procura que los afectados por el temporal de la semana anterior obtengan ayuda humanitaria.

Este lunes, 528 personas seguían en 13 albergues, pero conforme pasan los días solo se quedarán en estos sitios quienes no puedan regresar a casa porque el inmueble está en riesgo.

Alexánder Solís, presidente de la CNE, manifestó que la concentración de daños está en la zona peninsular, es decir, en los cantones de Paquera, Lepanto y Cóbano, todos de Puntarenas.

Precisamente, esas tres comunidades se mantienen en alerta roja, mientras que La Cruz, Santa Cruz, Nicoya, Hojancha y Nandayure, en Guanacaste, así como Puntarenas centro, siguen en amarilla, que es preventiva.

“Se ha dado una reducción sustancial en la cantidad de personas en albergues. Se han cerrado 18 alojamientos temporales y ese número tiende a bajar. Seguimos levantando información para determinar qué tipo de ayuda se necesita en este momento de emergencia”, afirmó Solís.

El jerarca afirmó que la mayoría de pasos viales que resultaron afectados se lograron restablecer. Sobre este tema, el Ministerio de Obras Públicas (MOPT) detalló, en un comunicado de prensa, que solo tres de los 102 puntos de carretera afectados permanecen obstaculizados.

Según la estimación de la CNE, se han distribuido en total 3.500 raciones de comidas a 2.793 personas desde la semana pasada.

Dos sistemas de baja presión, uno situado en el litoral Pacífico y otro en el del Caribe, provocaron fuertes precipitaciones desde el miércoles, por lo que varias comunidades se inundaron debido a desbordamientos de ríos y quebradas. Los eventos climatológicos dejaron un fallecido, en barrio Zapotal de Nandayure, Guanacaste, debido a la caída de un árbol sobre una vivienda.

Ondas tropicales en camino

Por otra parte, el Instituto Meteorológico Nacional (IMN), informó este lunes que se estima para el miércoles un incremento en la humedad y en las cálidas temperaturas, lo que generará aguaceros con tormenta eléctrica durante la tarde ese día, en el Pacífico, Valle Central, montañas de la zona norte y Caribe.

Además, se prevé que el jueves ingrese la onda tropical número 40 y entre sábado y domingo la 41.

Eladio Solano, meteorólogo del IMN, dijo que con tanto tiempo de antelación no es posible determinar con exactitud las regiones que serían impactadas por las ondas, ya que los datos más concretos se obtienen al menos 24 horas antes del paso del fenómeno.

El IMN considera que el paso de ondas tropicales es normal durante la estación lluviosa.