Hugo Solano C..   31 agosto
Las salidas de emergencia y puntos de amortiguamiento deben estar bien demarcados. En Golfito se ha sensibilizado a la población sobre el riesgo sísmico que afrontan. Foto: Rafael Pacheco

Las más de 466 réplicas del sismo de 6,2 grados del 17 de agosto, tienen a los vecinos de la zona sur a la expectativa de que un evento mucho más grande se aproxime.

En este momento los comités de emergencia de la zona están activados.

Simulacros en centros educativos, preparación de bodegas de suministros, vigilancia de zonas propensas a deslizamientos son algunas de las previsiones que se retoman en la zona sur.

Además, los municipios procuran asegurarse de que las construcciones estén apegadas al Código Sísmico y repasan las recomendaciones en caso de emergencia por movimientos telúricos.

Sigifredo Pérez, jefe de Operaciones de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), confirmó que desde que comenzó esta seguidilla temblores en el sur del país, se activaron los comités locales de emergencia de Golfito, Corredores, Coto Brus, Osa, Buenos Aires y Pérez Zeledón. También en Puerto Jiménez (península de Osa) hay un comité cantonal activo.

La acciones se toman a pesar de que, para el sismólogo Lepolt Linkimer, de la Red Sismológica Nacional (RSN), la cantidad de réplicas se puede considerar normal luego de un sismo de magnitud intermedia como el del 17 de agosto.

De hecho, el miércoles último a las 3:33 p. m. se registró la réplica más fuerte, de 5,7 grados, y una profundidad de 19 kilómetros, que se sintió en casi todo el país. A raíz de este nuevo temblor, la zozobra se incrementó, pues hasta este viernes se dieron otros 50 sismos de menor magnitud.

Principal temblor (en rojo) y algunas de las réplicas más fuertes que se han registrado. RSN.
Capacitación y planes de emergencia

A Hannia Herra, vicealcaldesa de Golfito, el temblor del miércoles la sorprendió en la sesión del Concejo Municipal. Según recordó, se sintió muy fuerte, por lo que decidieron suspenderla, así como todas las labores municipales, para no poner en riesgo a la población.

También en los centros educativos cesaron las lecciones a la hora del temblor. En el edificio municipal aparecieron pequeñas grietas, mientras que en algunas calles se reportó la caída de árboles y caída de objetos en algunos supermercados.

“No podemos evitar un evento de la naturaleza. Ese temblor fue muy fuerte y la gente está a la expectativa, máxime que este jueves a las 2:02 a.m. volvió a temblar, por lo que la gente está con esa inquietud”, acotó.

La funcionaria explicó que han realizado talleres y simulacros en las comunidades y en centros educativos como los de La Mona, La Purruja y otras.

“Desde el sismo del 17 de agosto, se retomaron las medidas de prevención y se va llegando a las diferentes comunidades para indicarles cómo actuar”, dijo.

Golfito tiene 44.572 habitantes, distribuidos en cuatro distritos, de ellos, un total de 11.766 son estudiantes de centros públicos, privados y subvencionados, informó el Ministerio de Educación Pública.

Debido a las emergencias que han sufrido con las inundaciones de los últimos tres años, ya tienen identificados los albergues en la escuela central y el salón comunal de Río Claro, que poseen espacios grandes.

Herra admitió que con el plan regulador sí hace falta afinar detalles. “Golfito no estaba al día con ello”.

Lo que sí está coordinado es el trabajo de los Comités de Emergencias con los Bomberos, la Cruz Roja y la Fuerza Pública.

Brícida Gómez, supervisora regional del Ministerio de Educación Pública en Golfito, afirmó que en el distrito Central tienen 18 escuelas y tres colegios, donde realizan simulacros de evacuación periódicamente.

Todos los centros educativos tienen la señalización de emergencia y ellos buscan ese lugar.

“La idea es que también ellos los apliquen en sus hogares. Estos días se han sentido bastantes temblores, por lo que los docentes están dando seguimiento a los protocolos y explican a los chicos que deben estar preparados ante cualquier eventualidad”, añadió.

Se les ha inculcado que están en una zona sísmica y que hay propensión a un sismo fuerte.

“Una de las ventajas que tenemos acá es que no hay muchos edificios altos”, acotó.

El apego al Código Sísmico en todas las construcciones es uno de los aspectos en que la Municipalidad de Golfito insiste, al tener conocimiento de que están en una zona de alta sismicidad. Foto: Rafael Pacheco

Cada centro educativo tiene determinadas las rutas de evacuación y en cada simulacro se pide a los estudiantes valorar si se ha asimilado bien, cuánto duran evacuando, qué hacer si algún compañero requiere apoyo para el proceso de evacuación y otros. Ellos estaban habituados a estos preparativos, pero por inundaciones.

Hasta el momento, dijo, no se han detectado daños estructurales en escuelas o colegios.

Los últimos terremotos de magnitud mayor a 7,0 en la zona del Golfo Dulce ocurrieron en 1879, 1904, 1941 y 1983, según datos de la RSN que, junto con el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica, permanencen muy atentos a la secuencia sísmica de la zona sur.

Por su parte Alberto Cole, alcalde de Osa, dice que en los últimos años la Municipalidad ha tenido constantes reuniones con Marino Protti, vulcanólogo del Ovsicori, quien les ha hecho saber que los ciclos geológicos hacen muy probable que ocurra un evento de magnitud superior a 7 grados en la próxima década.

Ante esa advertencia, crearon hace seis años la Oficina de Riesgos y comenzaron con campañas comunales de sensibilización y capacitación.

Cole afirmó que han sido rigurosos para que las edificaciones cumplan el Código Sísmico, que las construcciones no superen los cuatro niveles y que tengan todos los estudios correspondientes.

De igual forma, los maestros y los estudiantes han recibido charlas sobre cómo enfrentar un terremoto.

“Nosotros tenemos experiencia en inundaciones, pero en los terremotos el comportamiento es diferente, porque luego de un sismo se va la luz, y se interrumpe el suministro de agua”, acotó.

Los sitios que sirven como albergues ya están establecidos en este cantón, que colinda con Golfito. Quedan en el gimnasio del Liceo Pacífico Sur y las escuelas Valle del Diquís, en Ciudad Cortés, así como la Escuela Eduardo Garnier, en Palmar Norte.

El último simulacro en la Municipalidad lo hicieron el año pasado por iniciativa de la Comisión Local de Emergencias.

En Osa viven 39.000 personas. El último informe del Ministerio de Educación registra que hay 8.963 estudiantes.

Tecnología redunda en mejor prevención

Al igual que la tecnología revolucionó muchas áreas del quehacer diario, brinda valiosos aportes en la lucha contra los desastres.

Lo sofisticado de los instrumentos de medición y la cantidad de estaciones sísmicas en el país son una ventaja que no existía años atrás, por lo que ahora se puede reaccionar mejor y estar más preparados a sabiendas de cuáles son las zonas con más riesgo, dijo Sigifredo Pérez, de la CNE.

“El componente técnico-científico nos permite generar el traslado de información a los comités municipales de emergencia y así activar el proceso técnico operativo, en este caso para la zona sur”, explicó Pérez.

Por ejemplo, se sabe que diez de las réplicas en Golfito han tenido magnitudes de entre 4 y 4,9 y cuatro han estado por encima de 5 grados. El sismo principal y las réplicas con magnitud superior a 5 se sintieron hasta en la región sureste y central del país, con intensidades variadas.

Pérez dice que ante en evento sísmico, se afecta todo lo que tiene que ver con servicios de energía eléctrica, telecomunicaciones, agua potable y otros, por lo que la bodega regional en Osa, está abastecida para compensar esas situaciones.

Cuenta con espumas, cobijas, agua, generadores eléctricos a partir de combustible, motosierras, torres de iluminación y otros. También están habilitadas las bodegas centrales de la CNE.

Añadió que los comités tienen visualizadas algunas zonas en particular como un tanque de captación de agua en Buenavista de Golfito que está en una pendiente. Lo anterior, porque el peso al que está sometido el talud podría generar un deslizamiento en caso de que un temblor fuerte.

“Se ha estado monitoreando constantemente por parte del Comité de Emergencias de Golfito y, hasta este momento, no presenta ningún problema”, afirmó.

El anterior gobierno tuvo que hacer un drenaje en otro punto vulnerable a desastres, que es la laguna de Abrojo, en Corredores, a la que quitaron 30.000 toneladas de peso y tampoco presenta problemas.

Entre las recomendaciones para las personas que viven o trabajan en locales con vidrios grandes, está que los cubran con una película o tratamiento de plástico para reducir el riesgo de que, al quebrarse, puedan herir a alguien.

También se aconseja que los muebles grandes estén anclados con tornillos a la pared para que, en un eventual sismo, no caigan encima de las personas.

Añadió que la CNE tienen una constante programación de simulacros y el lunes pasado realizaron uno en Quepos que incluyó algunos centros educativos.

¿Qué hacer en caso de terremoto ?

Mantenga la calma.

Busque zonas seguras previamente identificadas.

Dentro de edificios, colóquese debajo del marco de una puerta o busque refugio debajo de una mesa o escritorio fuertes.

Manténgase lejos de ventanas, espejos y artículos de vidrio que puedan quebrarse.

No se apoye en paredes.

Retírese de estufas, braseros, cafeteras, radiadores o cualquier utensilio caliente.

No utilice los elevadores ni las escaleras durante el sismo.

Si está dentro de un vehículo, maneje serenamente hacia un lugar que quede lejos de puentes o vías y estaciónelo en un sitio fuera de peligro, lejos de postes del servicio eléctrico.

En lugares públicos y llenos de gente (cines, teatros, estadios, salones de clases) no grite, no corra, no empuje. Salga serenamente. Si existe dificultad para salir, permanezca en el asiento colocando los brazos sobre la cabeza y bajándola hacia las rodillas.

Qué hacer si está en un mall

Las zonas de seguridad y las rutas de evacuación (generalmente cerca de los baños) están definidas en los malls y demás centros comerciales.

Busque zonas de amortiguamiento o puntos de encuentro para los usuarios del centro comercial que también están definidas.

Es importante seguir las recomendaciones del personal de seguridad y de las brigadas de emergencia del centro comercial.

Es recomendable que, cada vez que entre a un mall, identifique adónde están las rutas de evacuación.

Después del sismo

En caso de estar atrapado, conserve la calma y trate de comunicarse al exterior haciendo ruido con un objeto.

Busque heridos y personas atrapadas.

No utilice los elevadores y sea cauteloso con las escaleras; podrían haberse dañado.

Realice una cuidadosa revisión de los daños. Si son graves, no haga uso del inmueble.

No encienda fósforos, velas, aparatos de flama abierta o eléctricos, hasta asegurarse de que no haya fugas de gas ni problemas en la instalación eléctrica.

No consuma alimentos y bebidas que hayan estado en contacto con vidrios rotos, escombros, polvo o algún contaminante.

Encienda el radio para mantenerse informado. Atienda las indicaciones de la CNE que se transmiten a través de los medios de comunicación.

El temblor del pasado 17 de agosto dejó objetos caidos en Puerto Jiménez de Golfito. Foto suministrada por Alfonso Quesada.