Víctimas estaban durmiendo cuando un corto circuito en un ventilador ubicado en una pared generó las llamas

Por: Carlos Arguedas C. 22 agosto, 2016
El fuego afectó únicamente cinco metros cuadrados de la vivienda ubicada enurbanización Ivannia en Sixaola.
El fuego afectó únicamente cinco metros cuadrados de la vivienda ubicada enurbanización Ivannia en Sixaola.

Un niño de 10 años y su abuela de 52, sufrieron quemaduras de tercer grado (unas de las más severas) al incendiarse este lunes a las 9:30 a. m. una casa ubicada en la urbanización Ivannia, en Sixaola de Talamanca, Limón.

Los afectados fueron idetificados como Hortensia Parra Chaves y su nieto, Jordi Jonathan Martínez Solera.

El Cuerpo de Bomberos informó de que el fuego lo provocó un corto circuito en un ventilador ubicado en una pared del cuarto, en el cual dormían las víctimas.

Jeffry Alfaro, jefe de la estación de Bribrí y quien atendió el incendio, dijo que las llamas alcanzaron ropa que había en una silla, la cual estaba colocada debajo del ventilador, y que luego se extendieron a la cama, donde se encontraban la mujer y el niño.

Los Bomberos presumen que los afectados no se dieron cuenta del inicio del fuego.

Alfaro agregó que fueron los vecinos los que alertaron del incendio y quienes rompieron ventanas y puertas para ingresar a la casa. Con el uso de baldes llenos de agua apagaron el fuego. En total se estima que las llamas afectaron un área de solo cinco metros cuadrados, que incluye la cama.

Los vecinos sacaron al niño, que al parecer padece un trastorno en su salud, por una ventana. En tanto los Bomberos, que recorrieron 23 kilómetros para llegar al sitio, rescataron a la mujer. Ambas víctimas se encontraban semiinconscientes debido a las quemaduras y a la afectación por el humo.

Inicialmente los trasladaron a la Clínica de Daytonia y luego por vía áerea hacia San José, debido a la gravedad de las lesiones.

Rosendo García, un testigo dijo que trabajaba en una casa cercana, cuando supo del incendio. "Rompimos la ventana y fue cuando escuché al niño quejarse, lo pudimos sacar. Había una señora ahí pero no la tocamos porque no sabíamos el estado en que estaba", relató.