Carlos Láscarez S., Hugo Solano C..   16 septiembre
Ver más!

Un incendio de enormes dimensiones consumió este lunes por la tarde un caserío ubicado en la entrada de El Pochote, en barrio Cuba, distrito Hospital de San José.

Héctor Chaves, director del Cuerpo de Bomberos, calculó que entre 30 y 40 viviendas, especialmente de madera y latas de cinc resultaron dañadas. Al cierre de edición, un vecino requirió asistencia por problemas respiratorios y tres bomberos recibieron atención médica, dos por inhalar gases tóxicos y otro que sufrió una lesión cuando le cayó encima parte de una pared.

El área quemada se estimó entre 1.500 y 1.800 metros cuadrados y está ubicada en un terreno quebrado y de callejones angostos que dificultaron la movilización de los cuerpos de socorro. La emergencia se controló a las 5:53 p. m., más de hora y media después de que se recibieran las primera alertas a las 4:19 p. m.

María del Milagro Pérez Pérez, vecina, relató que pasadas las 4 p. m. escuchó una gran explosión. “Yo solo pude rescatar unas cositas, incluida la perra. Todo fue muy rápido, tengo ocho años de vivir acá. Éramos tres personas en la casa y pudimos salir”.

Para aplacar las llamas, Bomberos movilizó 12 unidades entre cisternas, ambulancias y Aparatos de Respiración Autocontenida (Arac), así como dos cisternas que tienen capacidad para 26.000 galones cada una.

Sin embargo, hubo problemas con el suministro de agua, por lo que los bomberos hicieron un tendido de mangueras que arrancó desde la compañía Numar, a un kilómetro de distancia.

Al final del día, Bomberos ya había identificado el sector donde comenzó el fuego, pero todavía desconocen la causa. Fotografía: John Durán

Durante la emergencia, una densa nube negra se observaba a varios kilómetros de distancia, según reportaron conductores y personas desde diversos lugares cercanos, como Hatillo 2.

Además, la Fuerza Pública cerró el acceso a la zona, para evitar incidentes con los vecinos que querían ingresar a sus humildes viviendas, todas muy pegadas entre sí, lo que facilitó que el fuego se propagara.

Por los reportes de los vecinos y las exploraciones de los bomberos con equipo infrarrojo permitieron descartar que haya desaparecidos y víctimas mortales, agregó Luis Salas, director operativo de ese cuerpo de rescate.

Chaves recalcó que fue una ventaja que el fuego ocurriera de día, porque eso facilitó la evacuación.

Ver más!

Muchos damnificados quedaron solo con lo que llevaban puesto. Afirmaron que, tras la evacuación comandada por la Fuerza Pública, no tienen detalle de lo que pudo haber pasado con sus casas y bienes.

Lisseth Flores, una de las que perdió su techo, dijo que estaban ocho en la vivienda y de repente escuchó un fuerte ruido. “No sé cómo empezó el fuego, gracias a Dios pude sacar a todo el mundo. Tenía 20 años de vivir aquí”.

El caserío El Pochote tiene unos 40 años. Los vecinos con más tiempo de vivir ahí no recuerdan un incendio similar, solo uno grande que ocurrió en Muebles Alvarado, hace unos 15 años.

Ingeniería de Incendios asumió el caso a las 6 p. m. y aunque ya está identificado el sector donde se originó el fuego, todavía se desconoce la causa.

Funcionarios en el sitio indicaron que algunas de las viviendas contaban con un tendido eléctrico informal y en otros casos muy sobrecargado, lo que pudo propiciar la emergencia.

La cercanía de las casas entre sí, hizo que el fuego se propagara rápido. Muchos afirman que fue desesperante escuchar gritos y a gente pedir ayuda porque no encontraban las llaves para salir. Fotografía: John Durán.

Según Guillermo Montoya, supervisor de turno, a las 6 p. m. todavía se trabajaba en sofocar algunas brasas y esta noche se realizará una segunda revisión para descartar personas fallecidas.

Afirmó que en la emergencia acudieron unidades de las sedes Central, Pavas, Desamparados, barrio Luján, Tibás, Coronado y barrio México.

Atención a los damnificados

Al final de la tarde, el Comité Municipal de Emergencias (CME) de San José y la Cruz Roja trabajaban en la apertura de un primer albergue en un inmueble cercano, donde pernoctarán las personas que no tengan apoyo de familiares y amigos.

Además, el presbítero Sergio Valverde puso al servicio del CME el comedor de barrio Cuba y otros salones de la Asociación Obras del Espíritu Santo para los damnificados.

Unas 120 personas iban a ser trasladadas y lo primero que hicieron fue ayudar con zapatos y ropa a quienes no pudieron salvar nada.

“Vamos a mitigar primero el hambre, el frío y el dolor. También vamos a habilitar un albergue para mascotas”, afirmó Valverde.

La Policía Municipal de San José brindó asistencia desde el primer momento y se mantendrá toda la noche en un dispositivo de seguridad en la zona para evitar que la gente ingrese al a zona del siniestro.

Una organización llamada Gremio Rescate Animal, con sede en Desamparados, gente de Territorio de Zaguates y una doctora de apellido Chan rescataron tres perros criollos. Todos están bien.

El Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) afirmó en un comunicado que ante la emergencia redireccionó el trasiego de líquido desde varios puntos de la Gran Área Metropolitana hacia los tanques del sur, para abastecer los hidrantes cercanos al incendio.

Eso repercutió en otros sectores que vieron disminuido el caudal.

En el gimnasio municipal de Barrio Cuba, situado a la par de la escuela Omar Dengo pasarán la noche 157 adultos mayores y 58 niños. Acá están recibiendo todo tipo de donativos: comida, leche, ropa y enlatados.

A las 8:20 p.m. en el gimnasio muncipal de Barrio Cuba recibían las primeras donaciones para las decenas de damnificados. Foto: Rafael Pacheco

Alrededor de las 9 p.m. al sitio se presentó el mandatario Carlos Alvarado, con la intención de conocer el estado de situación y de paso felicitar a los diferentes cuerpos de socorro que participaron para controlar el incendio en El Pochote.

Ver más!
Muchos vecinos apenas tuvieron tiempo de salvar a sus mascotas. Foto: Silvia Coto.
Muchas familias aprovecharon trillos en el caserío El Pochote, en barrio Cuba, distrito Hospital de San José, para ponerse a salvo. Fotografía: John Duran.
Tanqueros y cisternas permitieron llevar agua a una zona en la que no había líquido suficiente para afrontar el fuego. Fotografía; John Durán.
En medio de la desesperación por salvar sus bienes, algunos vecinos usaban baldes para ayudar en el control del fuego. Fotografía: John Durán.
El Cuerpo de Bomberos informó de que no se reportan personas afectadas por el siniestro.
Bomberos no reportó personas afectadas por las llamas. Foto: Bomberos para LN
A las 7:30 p.m. los bomberos empezaban a sacar los primeros escombros de las casas afectadas. Foto: Rafael Pacheco

Noticia actualizada a las 10:35 p.m.