Irene Vizcaíno. 10 abril
Esta es
Esta es "La rana René", un avión que aunque fue fabricado en 1975, se actualiza con tecnología de punta para obtener datos de un huracán. Aquí, cuando se estacionó en el Juan Santamaría. Cortesía: Presidencia de la República

Estos dos aviones logran entrar directamente al ojo de un huracán para medir la velocidad del viento, la presión atmosférica, la humedad y la temperatura, datos que también se usan para proyectar la trayectoria y el área donde impactará el fenómeno.

Los dos modernos “cazahuracanes” estadounidenses, como se les conoce al gigantesco Hércules WC-130J y al sofisticado Lockheed P3, tocaron tierra este miércoles en Costa Rica como parte de un recorrido que iniciaron en Veracruz y Cozumel, en México, y que continuará por Curazao y Puerto Rico para mostrar su tecnología y promover la cultura de prevención ante la temporada de huracanes que va del 1.° de junio al 30 de noviembre.

Los dos “peleadores” del aire aterrizaron en el aeropuerto Juan Santamaría y allí abrieron sus puertas a estudiantes de escuela y colegio de Alajuela para mostrar todo su equipo. También, subió el mandatario Carlos Alvarado, el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias, Álex Solís y el director del Instituto Meteorológico Nacional (IMN), Juan Carlos Fallas.

El Lockheed P3, conocido como “La rana René”, fue fabricado en 1975, pero ha sido modificado y actualizado y cuenta con tecnología de punta pues lleva tres radares y durante sus misiones la tripulación la componen de 8 a 21 personas, entre ellas dos pilotos, un ingeniero de vuelo, un navegador (meteorólogo), dos o tres especialistas en ingeniería o electrónica y hasta 12 científicos.

La nave tiene posibilidad de lanzar sondas al centro del huracán para luego leer los datos que envía ese dispositivo. La Administración Nacional Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) es la que opera este aparato, de los cuales solo hay dos.

En tanto, el Hércules, que con solo su nombre indica tamaño, es más grande (mide 40 metros de largo) y realmente cumple el mismo tipo de misión, solo que lo opera el Escuadrón de Reconocimiento Climático de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

El Hércules y el Lockheed P 3 en el aeropuerto Juan Santamaría. Foto: Roberto Carlos Sánchez
El Hércules y el Lockheed P 3 en el aeropuerto Juan Santamaría. Foto: Roberto Carlos Sánchez

Juan Carlos Fallas, director del IMN, explicó que abrir las puertas del “cazahuracanes” “crea conciencia sobre la importancia de la educación a las poblaciones más vulnerables a los ciclones tropicales”.

También Alex Solís, presidente de la CNE, destacó la importancia de esta labor científica para ser cada vez más precisos en las alertas y la labor de prevención.

Las aeronaves ahora prevén su viaje a Aguadilla, una ciudad ubicada a 130 km de San Juan, Puerto Rico, donde también se estacionarán en el aeropuerto Rafael Hernández para mostrar sus instrumentos y crear conciencia sobre la prevención ante los huracanes.

El presidente Carlos Alvarado con estudiantes alajuelenses que tuvieron la oportunidad de conocer los dos
El presidente Carlos Alvarado con estudiantes alajuelenses que tuvieron la oportunidad de conocer los dos "cazahuracanes". Foto: Roberto Carlos Sánchez