Édgar Chinchilla. 12 septiembre
Los bomberos tardaron unos 30 minutos en poder apagar las llamas. Foto Édgar Chinchilla.
Los bomberos tardaron unos 30 minutos en poder apagar las llamas. Foto Édgar Chinchilla.

Un conductor ebrio, que manejaba con exceso de velocidad, chocó contra una radiopatrulla de la Fuerza Pública que custodiaba el perímetro de un incendio en una tradicional soda y una casa en Florencia de San Carlos, Alajuel, la noche del viernes.

El conductor salió del vehículo y abandonó el lugar de inmediato. Empero, con la colaboración de vecinos se logró ubicar y fue detenido por oficiales de la Fuerza Pública.

Oficiales de la Policía del Tránsito le practicaron la alcoholemia, la cual resultó positiva. El conductor cuya identidad no fue proporcionada quedó detenido a la orden del Ministerio Público. Además del choque, se le confeccionó otra infracción por circular cuando estaba vigente la restricción sanitaria vehicular.

En tanto, el incendio se produjo en la soda Antojitos.

Se trata de una estructura en su mayoría de madera, de dos plantas, en cuya parte alta había una casa y en la planta baja funcionaba la soda. Además, a uno de los costados había unos apartamentos que solamente presentaban daños menores.

La alerta sobre el incendio la recibió el Cuerpo de Bomberos a las 10 p. m., pues vecinos observaron ver salir fuego de una estructura ubicada frente al cementerio de Florencia.

Tras casi 30 minutos de labores lograron controlar el fuego y así evitar que se propagara a otras estructuras cercanas.

Al sitio se desplazaron tres unidades extintoras dijo Marlon Ramírez Torres, de los Bomberos, quien agregó: “A nuestra llegada encontramos una estructura envuelta en llamas. Se adopta una estrategia ofensiva, se logra contener el fuego. Se evita que las llamas afectaran unos apartamentos”.

La soda afectada era considerada un negocio muy tradicional en Florencia. La estructura dañada mide 80 metros cuadrados y era propiedad de una mujer de apellido Solano.

Algunos vecinos aseguraron que, cuando comenzó el fuego, se escuchó en la soda como el estallido de un cilindro de gas y en minutos comenzaron a verse las llamas.