Hugo Solano C.. 25 agosto, 2020
Las probabilidades de que un temblor similar ocurra en cuestión de días, semanas o meses se explica en este gráfico. Imagen: RSN
Las probabilidades de que un temblor similar ocurra en cuestión de días, semanas o meses se explica en este gráfico. Imagen: RSN

El comportamiento sísmico que se ha estudiado por años en el Pacífico central de nuestro país, donde ocurrió el sismo de magnitud 6,2 este 24 de agosto a las 3:51 p. m., revela que hay altas probabilidades de que ocurra pronto un sismo similar.

De acuerdo con Marino Protti, del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) se trata de lo que ellos denominan dupletas o pares sísmicos.

“En la mayoría de los casos, no siempre, se presentan como pares sísmicos, donde ocurre un sismo de magnitud cercana a 6 y a las pocas horas, o pocos días, inclusive en un par de semanas, se presenta como parte de la secuencia otro de magnitud similar y en algunos casos hasta un poquito mayor en magnitud”, dijo el científico.

Con él coincide Lepolt Linkimer, de la Red Sismológica Nacional (RSN), quien afirmó que en la siguiente semana hay un 31% de probabilidad de que ocurra un sismo de magnitud mayor o igual a 5.

Por lo anterior, los vecinos de las zonas donde más se sintió no deben extrañarse si se presenta el temblor.

Las posibilidades de que ese temblor, que sería parte de la dupla supere o iguale en magnitud al de este lunes, son solo de un 4%.

En enero de este año una dupleta sísmica ocurrió en Dominical de Osa y se sintió en el Valle Central.

Tampoco se descarta que esta sismicidad revitalice otras fallas cercanas o lejanas.

El temblor de este lunes es el segundo de magnitud igual o mayor a 6 localizado en la zona sismogénica cercana a Jacó desde 1973, cuando se fundó la RSN.

La zona donde ocurrió el temblor (marcada con estrella) colinda con otras que décadas atrás han generado terremotos. Imagen: RSN.
La zona donde ocurrió el temblor (marcada con estrella) colinda con otras que décadas atrás han generado terremotos. Imagen: RSN.

Según unos 1.000 reportes que recibió la RSN, el movimiento telúrico fue sentido en todo el país y hasta ahora la réplica más alta ha sido de 3,6.

Se tienen decenas de microsismos menores a dos grados en la zona, pero hasta las 2 p. m. de este martes 25 de agosto la RSN ha localizado con precisión 19 réplicas, seis de ellas superiores a magnitud 3.

Réplicas de magnitud superior a 3

24 de agosto, 3:55 pm, Mw 3,1

24 de agosto, 3:58 pm, Mw 3,3

24 de agosto, 5:05 pm, Mw 3,1

24 de agosto, 8:54 pm, Mw 3,6

24 de agosto, 9:44 pm, Mw 3,0

25 de agosto, 4:11 am, Mw 3,2

La región del Pacífico central es sísmicamente de las más activas del país.

Hace casi tres años, el 12 de noviembre del 2017, un sismo de magnitud 6,2 sucedió a unos 18 km al sureste del ocurrido este martes.

De igual manera, cerca de ahí se generó el 25 de marzo de 1990 el terremoto de Cóbano, con magnitud 7, que activó meses después el enjambre sísmico de Puriscal, el más grande en los registros históricos del país.

Por la naturaleza del sismo, originado al meterse una placa (Coco) debajo del territorio, las réplicas han sido constantes. Imagen: RSN
Por la naturaleza del sismo, originado al meterse una placa (Coco) debajo del territorio, las réplicas han sido constantes. Imagen: RSN