Por: Patricia Recio.   2 enero

Apasionada, con grandes habilidades de conectarse con las personas y gran liderazgo.

Así describe la compañía de turismo Backroads a Amanda Geissler, la joven de 33 años que perdió la vida en el accidente aéreo registrado el domingo al mediodía en Corozalito de Bejuco en Nandayure, Guanacaste.

Amanda había empezado a trabajar como guía turística en mayo del año pasado y era originaria de Wisconsin.

Amanda trabajaba con la agencia desde mayo del año pasado.
Amanda trabajaba con la agencia desde mayo del año pasado.

De acuerdo con el Daily News de Nueva York, la empresa Backroads indicó que Geissler era una empleada querida que construyó "fuertes lazos" con sus clientes y compañeros.

La familia Geissler dijo que Amanda estaba muy emocionada de liderar el viaje a Costa Rica, que incluía la visita a un volcán activo y a una catarata de 400 pies de altura (122 metros).

(Video) Vientos afectaron zona de accidente aéreo mortal en Guanacaste

"Amanda es difícil de describir en un párrafo corto o una simple palabra o frase. Ella era mucho más que eso. Su pasión por la vida y espíritu aventurero le permitieron vivir y experimentar más en 33 años de vida, que muchos otros", dijo la familia en un comunicado que obtuvo WQOW-TV.

Un vocero del departamento de policía de Thorp (Wisconsin) informó de que la joven asistió a la Universidad de Wisconsin- Stout, donde jugaba baloncesto.

Su entrenador, Mark Noll expresó sus condolencias a sus padres y hermana en Facebook y dijo que Amanda era una persona "muy especial", una de las más "competitivas" que conoció.

En la tragedia aérea perdieron la vida otras 11 personas, nueve de ellos miembros de dos familias de Nueva York y Florida, así como dos pilotos costarricenses.