Por: Hugo Solano.   12 julio
La Red Sismológica Nacional de la Universidad de Costa Rica en conjunto con la empresa nacional IMACTUS crearon una aplicación interactiva llamada “¿Lo sentiste?”, donde la población podrá reportar en su teléfono inteligente y de forma gratuita, los sismos a nivel nacional, de forma sistemática ordenada. Fotografía: Marcela Bertozzi
La Red Sismológica Nacional de la Universidad de Costa Rica en conjunto con la empresa nacional IMACTUS crearon una aplicación interactiva llamada “¿Lo sentiste?”, donde la población podrá reportar en su teléfono inteligente y de forma gratuita, los sismos a nivel nacional, de forma sistemática ordenada. Fotografía: Marcela Bertozzi

Cada vez que tiembla fuerte hay 7.000 personas atentas a colaborar con sus reportes.

Ellos son los usuarios de la aplicación gratuita llamada “Lo Sentiste”, que tiene dos meses de lanzada para recibir alertas cada vez que se perciben movimientos de alta y moderada intensidad.

Se trata de una plataforma de la Red Sismológica Nacional (RSN) de la Universidad de Costa Rica.

De acuerdo con Lepolt Linkimer, sismólogo de la RSN, en movimientos recientes han tenido hasta 350 informes de ciudadanos, los cuales ayudan a identificar las zonas de distribución de los sismos, el posible tamaño de la falla donde se origina y el potencial que podría tener.

En lo que va de este año la población ha sentido once temblores de magnitud igual o superior a 5; sin embargo, su epicentro estuvo en zonas muy alejadas de la Gran Área Metropolitana (GAM), por lo que la mayoría no los percibió.

Con esa aplicación, la comunicación va en dos vías. Por un lado, el usuario se entera casi de inmediato cuando ocurren temblores con magnitud superior a tres y, por otro, ellos completan un cuestionario que nutre de información a la RSN.

En el formulario, que se tarda un minuto para llenar, se consulta si hubo caída de objetos, si costaba caminar durante el evento sísmico, si otras personas cercanas también lo sintieron y si estaba en reposo o en actividad cuando lo percibió.

Dos de los temblores que han sido percibidos ocurrieron la mañana del 11 de enero a causa de un enjambre sísmico cerca del volcán Tenorio, Guanacaste. De igual manera, se sintió otro en Quepos, ocurrido en la madrugada del viernes 23 de marzo y que despertó a muchos josefinos.

Los otros ocho que fueron sentidos por parte de la población ocurrieron a lo largo del litoral Pacífico, desde el golfo de Papagayo en el extremo norte, hasta punta Burica, en el límite con Panamá.

Para el sismólogo Marino Protti, del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori), esa prevalencia de temblores en el litoral Pacífico está dentro de lo normal, pues ahí se encuentra la zona de mayor sismicidad en Costa Rica.

En la entrada del golfo de Nicoya no cesa la actividad, hay más de diez sismos por semana con magnitudes superiores a 3.

Lo anterior no quiere decir que necesariamente ahí va a haber un sismo fuerte o que se ha activado la zona, sino que es parte de lo usual, explicó Protti.

Frente a la costa de Jacó hubo un movimiento la madrugada del lunes pasado que alcanzó una magnitud de 4,1 y se sintió fuerte en la zona.

Mientras tanto, el temblor más fuerte en lo que va de este año fue de 5,9 grados y ocurrió en enero, frente a la costa guanacasteca. Solo se sintió en esa provincia, ya que ocurrió mar adentro.

Cazando sismos

Al igual que la RSN, que cuenta con 208 estaciones sísmicas en todo el país, el Ovsicori ha incrementado su red de sensores pues cuanto más densa sea la red, se tiene más capacidad de detectar sismos.

En el 2015 el Ovsicori terminó de instalar 15 nuevas estaciones en la zona sur, las cuales captan sismos desde 1,5 grados de magnitud. Con esas estaciones, suman 90 las que tienen en todo el país.

“Actualmente, son cientos por mes, no porque esté temblando más, sino porque tenemos más capacidad de registrarlos. Eso nos ayuda a identificar zonas donde hay fallas pequeñas y nos da una idea de la distribución y del potencial que podrían tener”.

El Ovsicori también tiene en su página web una ventana para recibir alertas de sismos pero, según Protti, a veces la gente no los reporta porque vive en zonas donde tiembla frecuentemente y ya los ve como algo normal. Por el contrario, los vecinos de regiones donde nunca tiembla reportan un sismo aunque sea leve.

Estación sismológica del Ovsicori en Nicoya. Marino Protti y Victor González durante el chequeo de una antena en Puerto Jesús de Nicoya, Fotografía: Eddy Rojas/archivo
Estación sismológica del Ovsicori en Nicoya. Marino Protti y Victor González durante el chequeo de una antena en Puerto Jesús de Nicoya, Fotografía: Eddy Rojas/archivo