26 noviembre, 1995
Las instalaciones de la empresa Euroclub, que era de propiedad de Sulejman Asanosky, permanecen cerradas desde el pasado viernes.
Las instalaciones de la empresa Euroclub, que era de propiedad de Sulejman Asanosky, permanecen cerradas desde el pasado viernes.

El yugoslavo Sulejman Asanosky -conocido como Angel Castillo Rodríguez- habría abandonado el territorio nacional hace tres semanas para evitar ser capturado por la Policía Internacional (Interpol), y por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) que lo persiguen.

Asanosky, de 33 años, y quien afronta cargos de estafa, falsedad material y peculado en Costa Rica y Guatemala, también mantiene deudas por ¢159 millones con el extinto Banco Anglo Costarricense (BAC) que fueron aprobadas, sin suficiente garantía, por el exgerente de esa institución Carlos Hernán Robles Macaya.

El desaparecido, que tiene orden de captura de Interpol, era dueño de la Empresa Euroclub, por medio de la cual habría estafado a cerca de 20.000 clientes que cancelaron clubes y no recibieron los electrodomésticos que se les prometió a cambio.

La nueva gerente de la empresa, Silvia Bello Muñoz, informó ayer a La Nación que una firma transnacional panameña adquirió la mayor parte de las acciones de la compañía con el fin de reestructurarla y cumplir con los compromisos que dejó Asanosky.

Bello, quien también es socia, explicó que las puertas del negocio se abrirán nuevamente el martes pues en este momento se hace una auditoría para conocer el estado financiero de la empresa. La gerente insistió en que Euroclub no está en quiebra y que saldará las deudas con sus clientes.

El jueves en la noche oficiales del OIJ capturaron a Ramadan Asanosky, hermano de Sulejman, creyendo que se trataba de este último. Sin embargo, el detenido también es objeto de denuncias por la supuesta estafa en Euroclub.

Fuentes de Interpol informaron que Ramadan -quien permanece en prisión- pretendía viajar a Amsterdan, Holanda, con $2.000 en efectivo en sus bolsillos y otro tanto de dinero que llevaba en su maleta -no se indicó el monto- que habría sacado de la empresa de su hermano.

Técnicos del OIJ tuvieron que tomar sus huellas digitales dos veces para descartar que se trataba del buscado Angel Castillo -Sulejman- pues ambos presentan indicios de cambios fisiológicos por cirugía plástica en su nariz y cogean de una pierna.

Huida

Versiones policiales indican que existen sospechas de que Sulejman Asanosky abandonó el país con destino desconocido y que planea cambiar nuevamente su fisonomía.

Bello aseguró que ayer, a las 7:30 a.m., recibió una llamada del fugitivo -desde un teléfono celular- quien no le indicó dónde se encontraba. "Me dijo que no confiaba en nadie, ni en su familia y que me deseaba mucha suerte con la empresa", comentó.

Según la gerente, quien afirma conocer al yugoslavo desde hace diez meses, Asanosky "ya no tiene ningún vínculo con este país", y expresó que no volvería. Sobre sus deudas, no comentó nada.

Algunos allegados de Asanosky manejan versiones de que cruzó la frontera norte a pie y tomó un avión hacia Paraguay o algún país de Europa. Sin embargo, la policía todavía no da crédito a esos rumores y continúa buscándolo.