Vanessa Loaiza N..   1 junio
Ver más!

La Policía Judicial sigue buscando pistas para esclarecer el homicidio de José Corrales Bustos, asesinado a balazos en marzo del 2019.

Casi 14 meses después, agentes de la Sección de Homicidios del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) estiman que el robo de armas de grueso calibre podría estar relacionado con el asesinato, pero no hay datos de los sospechosos.

Por esta razón, este lunes 1.° de junio divulgaron un video de 55 segundos en el que se ve a dos hombres dentro de una propiedad y en el sillón y la pared se aprecian dos armas AK-47.

Se presume que el 8 de marzo, un día antes de que se localizara el cadáver de Corrales, el hombre, de 24 años, realizó una fiesta en su casa, en el caserío Las Amelias, en Guadalupe de Goicochea.

La Policía estima que esa noche pudieron ser sustraídas las armas, drogas, joyas y dinero que la víctima tenía en su poder y que este hecho está asociado con su muerte.

A las 8 a. m. del día siguiente, "una persona que pasó frente a la casa del ahora fallecido fue quien lo halló sin vida ya que estaba la puerta abierta y observó el cuerpo sobre un sillón, por lo que dio aviso a las autoridades.

“Los agentes judiciales se presentaron al lugar y cuando le realizaron la revisión preliminar al cuerpo le hallaron al menos seis impactos por proyectil de arma de fuego en cabeza y tórax”, agregó el OIJ.

El crimen ocurrió en este caserío en Guadalupe de Goicoechea. Foto: Yeryis Salas.

El fallecido tenía antecedentes por portación ilegal de armas de fuego, venta de drogas y amenazas con arma. El uso de fusiles automáticos como los sustraídos en la vivienda del occiso está prohibido en el país.

“Los investigadores de la Sección de Homicidios solicitan a la ciudadanía que, de tener información que ayude a esclarecer este caso o bien dar con la identidad de los sospechosos de cometer el homicidio, se comuniquen a la línea 800-8000-645 o al WhatsApp 8800-0645, del Centro de Información confidencial del OIJ”.