José Andrés Céspedes, Andrés Garita, corresponsal, Reiner Montero, corresponsal. 13 abril
Fuerza Pública custodió todo el vecindario de La Reseda, donde ocurrió el homicidio. Foto: Andrés Garita
Fuerza Pública custodió todo el vecindario de La Reseda, donde ocurrió el homicidio. Foto: Andrés Garita

La seguidilla de asesinatos en el cantón central de Puntarenas continúa. De acuerdo con la Cruz Roja, un hombre de 42 años fue baleado, la noche de este martes, frente a una vivienda en el distrito El Roble.

Dos gatilleros a bordo de una motocicleta acabaron con la vida del sujeto, de apellidos Barquero Roque, cerca de las 7 p. m.

El suceso ocurrió en la comunidad La Reseda, a unos 300 metros del Centro de Atención Institucional (CAI) 26 de Julio.

Testigos del crimen comentaron que la víctima llegó a buscar a un vecino de la zona y, cuando se encontraba frente a la casa de este, dos hombres en moto le dispararon en múltiples ocasiones.

La Fuerza Pública realizó un amplio operativo para ubicar a los responsables del ataque y, al parecer, logró detener a uno de los presuntos delincuentes.

Trascendió que las autoridades localizaron una cámara de seguridad cerca de donde sucedió el asesinato, la cual podría ayudar a esclarecer el hecho.

De acuerdo con el sitio oficial del Registro Civil, Barquero Roque era padre de tres jóvenes y vecino de Dulce Nombre. El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) se hizo cargo del levantamiento del cuerpo.

Solo en abril se han registrado al menos tres homicidios en el cantón central de esta provincia costera.

Violencia en escalada

Ajustes de cuentas, venganzas y riñas hacen que la cifra de homicidios tienda a subir, con la particularidad de que, en los primeros 100 días del año, Puntarenas aparece como la provincia que encabeza la lista, con 38 asesinatos, 13 más que en el mismo periodo del año pasado.

El director del OIJ, Wálter Espinoza, afirmó el viernes en una reunión con fuerzas vivas de Puntarenas que en El Roble, Chacarita y Barranca hay numerosas bandas de narcotráfico que se disputan territorios para la venta y distribución de drogas.

Afirmó que tienen grupos identificados y se trabaja para desarticularlos con el fin de evitar que sigan creciendo en las zonas conflictivas de esos distritos, donde el ambiente actual propicia las condiciones de violencia que están aflorando.

Espinoza llamó a actuar cuanto antes de manera integral para evitar que más personas, principalmente menores de 30 años, sigan perdiendo la vida.