Eillyn Jiménez B..   27 mayo
Las autoridades trabajaron en el lugar de los hechos y estuvieron acompañados por la Fuerza Pública y policías de Fronteras. Foto: Edgar Chinchilla, corresponsal GN

El policía que, al parecer, mató a dos compañeros y luego se quitó la vida estuvo en terapia psicológica entre junio y setiembre del 2018.

Los datos sobre la atención especializada del oficial los brindó el ministro de Seguridad Pública, Michael Soto, en una conferencia de prensa, en la que prefirió no explicar el caso con nombres específicos.

Sin embargo, este medio supo que fue Viarney Vásquez Molina, de 30 años, el que estuvo en este proceso.

“No voy a referirme a nombres en concreto (...), pero podría decirles que uno de ellos estuvo en una situación de atención psicológica en el Ministerio por un problema personal.

”En ese momento se le retiró el arma de manera preventiva por un espacio de poco más de un mes y, posteriormente, se le hizo una valoración de un profesional en Psicología, con una serie de tests para valorar situaciones de riesgo; ahí es donde se da la recomendación de parte de ese profesional de la devolución del arma”, explicó Soto.

Agregó que otro de los uniformados también pidió apoyo profesional y que el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) tendrá acceso a los expedientes de ambas situaciones.

Debido a lo anterior es que tanto la Policía Judicial como el Ministerio de Seguridad Pública (MSP) manejan la hipótesis de que existió un conflicto entre los hombres y eso desencadenó el doble homicidio y el suicidio.

Los hechos investigados se registraron el domingo a la 1:22 a. m. en El Concho de Pocosol, en San Carlos de Alajuela.

Otra unidad policial que realizaba un recorrido de rutina ubicó volcada la patrulla en la que viajaban Vásquez, Santiago José Méndez Tenorio, de 34 años, y Jonathan Andrey Zúñiga Arguedas, de 25, por lo que alertaron a las autoridades.

Méndez y Zúñiga perecieron en el sitio, mientras que Vásquez murió en el hospital poco después de su ingreso. Los tres presentaban impactos de bala.

Soto aseguró que lo ocurrido es lamentable y dijo que a partir de los hechos se van a analizar los procesos de supervisión.

Ver más!
Denuncia ciudadana

El jerarca de Seguridad también hizo un llamado para que, si los ciudadanos ven a un oficial tomando bebidas alcohólicas, alerten a las autoridades para poder aplicar los protocolos establecidos en estos casos.

“Un oficial en servicio debe cumplir con una normativa y el consumo de bebidas alcohólicas no procede. Vamos a revisar qué es lo que ocurre en la zona, donde el tema de supervisión no es tan sencillo; tenemos que revisarlo con mucho detalle", dijo Soto.

Allan Obando, director de la Policía de Fronteras, reconoció que cuando los uniformados fueron vistos en un bar, se encontraban en su jornada laboral, ya que salían a las 3 a. m.

Destacó que el superior de ellos nunca notó un problema entre los policías ni una conducta atípica.

Además, reconoció que previamente los tres viajaron a Ciudad Quesada para trasladar a unos sujetos, quienes fueron detenidos extrayendo material minero de una finca cercana a Vivoyet, en Crucitas de Cutris.

Obando precisó que todos tenían tres años de laborar con la Policía de Fronteras y que solo Vásquez estaba destacado de manera permanente en Crucitas.

Ver más!
¿Cómo funcionan los procesos psicológicos en el MSP?

El ministro de Seguridad, Michael Soto, manifestó que un proceso psicológico en el Ministerio de Seguridad Pública (MSP) puede ser referido por el jefe de un funcionario, si nota alguna situación especial, o solicitado por el mismo oficial.

Aseguró que regularmente se aplican cuando el trabajador vive un evento laboral traumático o afronta un problema personal del cual se entera la jefatura.

“Luego de acudir a terapia, el psicólogo hace la valoración y si él considera que puede hacer el retiro preventivo del arma porque encuentra una situación estresante en ese momento, se hace. Luego se sigue con las valoraciones y se van tomando decisiones”, precisó Soto.

Mencionó que en este caso en particular se aplicó el seguimiento adecuado y no se detectó ningún riesgo.