Eillyn Jiménez B.. 26 febrero, 2018

La Policía Judicial capturó este lunes por la mañana a tres hombres como sospechosos de secuestrar y asesinar en diciembre pasado a Sixto Zapata Pizarro, un empresario investigado por tráfico de drogas.

A los detenidos, identificados con los apellidos Vargas Ulate (líder de la organización), Alcázar Alfaro y Zamora Quesada, se les investiga por otros 13 plagios, en los que, de acuerdo con las autoridades, cobraron altas sumas de dinero a familiares de las víctimas a cambio de liberarlas.

La Policía Judicial capturó a tres personas como sospechosas de secuestrar y matar a Sixto Zapata Pizarro. Foto: OIJ para LN
La Policía Judicial capturó a tres personas como sospechosas de secuestrar y matar a Sixto Zapata Pizarro. Foto: OIJ para LN

Wálter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), detalló que todos los casos se dieron en la zona del Pacífico, pero algunos no fueron denunciados.

"Queremos retomar los otros 13 casos, en donde el comportamiento es semejante al del secuestro de Zapata. Lo que queremos con las detenciones es trasladar tranquilidad a las familias de los secuestrados para que brinden datos al OIJ (...). De momento no hay otros fallecidos”, manifestó Espinoza.

El jerarca judicial detalló que en el caso de Zapata, los sospechosos pidieron ¢160 millones por el rescate, pero la familia suplicó para que bajaran la suma y cancelaron ¢5 millones.

"De acuerdo con la investigación, entre el 30 noviembre y el 1.° de diciembre los imputados hicieron al menos 15 llamadas extorsivas a los familiares de la víctima, a quienes primero solicitaron ¢160 millones y, ante la súplica de la familia para bajar el monto, exigieron el pago de ¢4.500.000.

"Un allegado de la víctima entregó el dinero a los sospechosos el 1.° de diciembre, pero estos no cumplieron con la promesa de liberar a Zapata", explicó la Fiscalía en un comunicado de prensa.

Según las autoridades, Vargas, quien fue aprehendido en Sabalito de Coto Brus, tenía como función identificar víctimas con cantidades de dinero importantes y luego proceder con la logística de los secuestros.

"Es un sujeto conocido en el ámbito delincuencial como homicida, agresivo, peligroso y con contactos en el ambiente delictivo", dijo Espinoza.

Las otras detenciones se dieron en Heredia, donde vivía Alcázar, y en Quepos, donde se capturó a Zamora. Además, en el cantón puntarenense también se allanó la casa en la que Zapata Pizarro estuvo en cautiverio, para buscar pruebas que permitan avanzar en la investigación.

El director del OIJ dijo que la vivienda fue alquilada para el secuestro del empresario y hay registro de dos alquileres posteriores.

La diligencia permitió el decomiso de marihuana y objetos con los que en apariencia Zapata fue torturado.

El caso

El 29 de noviembre del 2017, Sixto Zapata se encontraba dentro de un bar en Naranjitos de Quepos, Puntarenas, de donde fue sacado a la fuerza por dos sujetos, quienes lo montaron en su vehículo, un pick up marca Dodge modelo 2012, que apareció un día después en el cauce del río Cañitas.

El carro de Sixto Zapata apareció en el cauce del río Cañitas en Quepos. Foto: Marvin Gamboa
El carro de Sixto Zapata apareció en el cauce del río Cañitas en Quepos. Foto: Marvin Gamboa

Zapata fue encontrado sin vida el 3 de diciembre en el rancho de una vivienda en Las Cuevas de Damas, Quepos. Estaba sentado en una silla, con las manos atadas con gazas plásticas, una mordaza en la boca, los dedos cortados y quemaduras realizadas con cuchillos calientes en diferentes partes del cuerpo.

Además, el hombre presentaba cuatro disparos distribuidos en la cara, el abdomen y el tórax y múltiples golpes.

"El homicidio está relacionado con actividades legales, a pesar de que la víctima tuvo participación en hechos ilícitos que le hicieron tener contacto con miembros del grupo que lo secuestró”, precisó Espinoza.

Durante la tarde de este lunes, la Fiscalía informó de que solicitará seis meses de prisión preventiva para Vargas, Zamora y Alcázar en la audiencia de medidas cautelares fijada para este martes a las 9 a. m. en el Juzgado Penal de Quepos y Parrita.

El caso se investiga bajo el expediente 17-001592-072-PE por los delitos de secuestro extorsivo con homicidio calificado.

Antecedente

El nombre de Sixto Zapata aparece en medios policiales por primera vez en setiembre del 2006, cuando la embarcación Navegante I, matrícula 4028-TQ, que aparece registrada a su nombre, fue capturada en aguas del Pacífico panameño con 621 kilos de cocaína y 34 de heroína.

En aquel momento, Zapata dijo telefónicamente a La Nación que en junio del 2006 había vendido la lancha a un vecino de Puntarenas.

En agosto de ese mismo año, Lenin Zapata Pizarro, hermano de Sixto, fue sido asesinado a balazos cuando se encontraba en el bar el Pescadito, en Boca Vieja de Quepos.

Sixto Zapata volvió a ser mencionado por las autoridades en abril del 2013, cuando se anunció su captura pues se le relacionó con una organización que desde el 2012 se dedicaba al tráfico de drogas.

Según la acusación del Ministerio Público, a Zapata se le atribuyó facilitar la embarcación María Paula, matrícula PQ-11496, para el transporte de 901 kilos de cocaína que fueron decomisados en una casa en Quepos.

Ese caso fue a juicio en setiembre del 2015, cuando el Tribunal de Juicio de Grecia, Alajuela, absolvió por duda a seis imputados, entre ellos Zapata.

La Fiscalía apeló y el pasado 20 de noviembre, según el voto 805-2017 del Tribunal de Apelación de Sentencia de San Ramón, acogió la impugnación y ordenó un nuevo debate.