Hugo Solano C.. 14 noviembre
La Fuerza Pública resguardó el sitio en el que el 25 de febrero apareció el cuerpo. Foto: Shirley Vásquez, corresponsal GN,
La Fuerza Pública resguardó el sitio en el que el 25 de febrero apareció el cuerpo. Foto: Shirley Vásquez, corresponsal GN,

La muerte de un instalador de cámaras de seguridad en Alajuela está a punto de quedar esclarecida, luego de un allanamiento que realizaron agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) en el que capturaron a dos extranjeros asociados con el caso.

Otras dos personas habían sido aprehendidas con anterioridad.

El operativo se desarrolló este jueves en El Erizo y barrio San José de Alajuela, donde también se encontraron un arma de fuego y varios tipos de drogas, así como otras evidencias que relacionan a los detenidos con el caso.

Según las pesquisas, tres hombres, en complicidad con la excompañera sentimental del fallecido, idearon un plan en el que la mujer lo citó en San José de la Montaña, donde luego fue secuestrado para pedir un rescate a la familia. Según allegados, pidieron ¢5 millones, que se negaron a entregar.

Tres días después de la desaparición, el 25 de febrero pasado, el cuerpo de Víctor Julio González Sánchez, de 38 años, fue hallado por un lugareño en la quebrada Cañas, en Desamparados de Alajuela. Presentaba heridas de arma blanca en la cabeza.

El fallecido trabajaba con un hermano, quien el día de la desaparición lo dejó en la vivienda y se fue. Minutos después, Víctor Julio fue introducido a la fuerza a un carro y no se supo más de él.

“Mi mamá recibió una llamada en la que pidieron ¢5 millones de recompensa por Julio. Ella, muy asustada, le dio el teléfono a otro de mis hermanos y él le dijo que no pagaríamos, que ya habíamos puesto la denuncia en el OIJ, por lo que le dijeron: ‘su hermano está muerto’”, explicó días después Wilbert González, otro hermano del fallecido.

Este jueves, en vía pública de barrio San José de Alajuela se detuvo al conductor del carro en el que supuestamente trasladaron a la víctima para asesinarlo. Se trata de un hombre de apellido Sánchez, oriundo de Nicaragua, quien fue presentado a la Fiscalía.

El segundo detenido es otro nicaragüense de 27 años, de apellido Otero, quien sería colaborador en el delito.

Este jueves en El Erizo, la Policía volvió a una vivienda donde días atrás detuvo a un sujeto de apellido Aragón por otro caso. El regreso se debió a que las líneas de investigación hacían ver a los agentes de que Aragón, de nacionalidad nicaragüense, también sería sospechoso de participar en el secuestro y homicidio de González.

Venganza

De igual manera, en marzo el OIJ había detenido a una mujer de apellido Valerio, de 23 años, quien era la excompañera sentimental de la víctima. Se sospecha que ella es la autora intelectual del secuestro y homicidio.

Para el momento del crimen, Aragón era la nueva pareja sentimental de la mujer. Al parecer ella fraguó el secuestro de González, como una venganza porque le había quitado la custodia de los dos hijos que tenían en común, ambos menores de edad.

Al parecer, González había acudido a las autoridades respectivas y logró demostrar que la conducta de la mujer no la hacía idónea para tener a los niños.

Un arma de fuego y drogas son parte de lo hallado por el OIJ en el allanamiento de este jueves en El Erizo, donde cayeron sospechosos de un homicidio. Foto: Cortesía OIJ.
Un arma de fuego y drogas son parte de lo hallado por el OIJ en el allanamiento de este jueves en El Erizo, donde cayeron sospechosos de un homicidio. Foto: Cortesía OIJ.