Eillyn Jiménez B.. 4 abril
Tres sujetos fueron detenidos por un asesinato registrado el 8 de marzo de este año en Fray Casiano de Chacarita, Puntarenas. Foto: OIJ para LN
Tres sujetos fueron detenidos por un asesinato registrado el 8 de marzo de este año en Fray Casiano de Chacarita, Puntarenas. Foto: OIJ para LN

Tres hombres que figuran como sospechosos de asesinar a balazos a un exconvito el 8 de marzo anterior fueron detenidos este jueves en la mañana, por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Las capturas se realizaron en dos viviendas en Fray Casiano de Chacarita y otra de Esparza, en Puntarenas.

De acuerdo con la Policía Judicial, los aprehendidos llegaron a bordo de un vehículo a la casa de Gilberto Chaves Sánchez, de 38 años, y dispararon en varias ocasiones.

Chaves, quien había estado recluido en la cárcel de Puntarenas y registraba antecedentes por infracción a la ley de psicotrópicos, robo agravado, tentativa de homicidio, infracción a la ley de caza y lesiones graves; se encontraba en la sala de su vivienda, en Fray Casiano, y resultó herido en la cabeza, las piernas, los brazos y el abdomen.

“Según el informe preliminar de los hechos, el 8 de marzo, pasadas las 8 p. m., llegó un vehículo que se estacionó en las afueras de la vivienda del fallecido. Al parecer, los ocupantes del automóvil dispararon en varios ocasiones e hirieron a Chaves, quien fue llevado al hospital de Puntarenas y luego al México, donde falleció”, informó el OIJ en un comunicado de prensa.

En el hecho también resultó herido en el pie derecho un menor de 6 años, quien estuvo internado en el Hospital Monseñor Sanabria.

Con antecedentes

Los detenidos este jueves son de apellidos Chaves Cordero, de 19 años y con expediente por robo agravado; Cordero Morales, de 32 y con antecedentes por robo agravado y tentativa de homicidio, y Delgado Vargas, de 37 y con pasadas por robo agravado, infracción a la ley de psicotrópicos y agresión con arma de fuego.

Todos fueron pasados al Ministerio Público con el informe correspondiente.

El OIJ manifestó que durante las diligencias se decomisaron municiones de una pistola calibre nueve milímetros, celulares y una motocicleta.

La Policía presume que problemas relacionados con droga detonaron el crimen.