Yeryis Salas. 17 julio
El doble crimen se registró a eso de las 6:45 p. m. de este martes, dentro de una vivienda en barrio Abrojo de Corredores. Foto suministrada por Alfonso Quesada.
El doble crimen se registró a eso de las 6:45 p. m. de este martes, dentro de una vivienda en barrio Abrojo de Corredores. Foto suministrada por Alfonso Quesada.

La Policía Judicial investiga si existen vínculos entre el homicidio de una pareja, la noche de este martes en Corredores, y la relación de las víctimas con un grupo narcotraficante.

La mujer asesinada, Andrea Gutiérrez Novoa, de 27 años, tenía inscritos a su nombre vehículos utilizados por una banda detenida en el 2015 que operaba en Liberia, Guanacaste.

Gutiérrez, además, fue investigada por lavado de dinero, sin que se le impusiera condena en su contra, confirmó la Policía Judicial.

“De alguna manera esto la relacionaba con el grupo, este puede ser uno de los detonantes (del crimen) y es un factor que nosotros vamos a estudiar”, declaró el director del Organismo de Investigación Judicial, Wálter Espinoza.

Además, según consta en el archivo del Poder Judicial, la otra víctima y pareja de Gutiérrez, Nemesio Medrano, de 57 años, también fue vinculado al grupo narco por, supuestamente, transportar la droga que vendía la organización.

Estos antecedentes, aunados al actuar violento de los homicidas y el tipo de armas usadas, dan indicios de que los asesinatos fueron un ajuste de cuentas, afirmó Espinoza.

“En particular pensamos, inicialmente, sin que hayamos hecho análisis balístico, que se utilizó una AR-15 y se utilizaron por lo menos pistolas de dos tipos y distintos calibres. Eso significa que las personas que ingresaron habían buscado armas de fuego que les garantizaran la actuación pronta y eficaz”, detalló el jerarca del OIJ.

El crimen ocurrió este martes cerca de las 6:45 p. m., en barrio Abrojo, del cantón puntarenense de Corredores.

Según las versiones iniciales de la Policía Judicial, cuatro sujetos llegaron en dos motocicletas y un automóvil.

Estos entraron fácilmente a la vivienda, pues la puerta y el portón de la casa estaban abiertos.

En el sitio estaban los dos hijos de la pareja, una niña de 7 años y un bebé de 2 años, más otro menor de 8 años.

Al parecer, los hombres los sacaron de la casa antes de dispararles a Gutiérrez y a Medrano, quienes tenían varios impactos de bala en su cabeza y tórax.

Espinoza indicó que la niña de 7 años fue trasladada en estado de shock a un centro médico, mientras que el niño menor quedó bajo el cuidado de sus abuelos maternos.

“Los que pudieron percibir los hechos de manera directa son los niñitos que se encontraban en el sitio, y su abordaje es realmente complicado. Vamos a tratar de establecer sobre la base de otro tipo de indagaciones a ver qué fue lo que sucedió”, apuntó el director del OIJ.